Motivaciones del mexicano en el trabajo

Foto: Cortesía

Sólo 35% de empleados considera haber tenido buenos jefes

En todas las empresas existen jefes y empleados, es decir, algunos son los encargados de determinar una estrategia y otros de implementarla, sin embargo para que la empresa logre sus objetivos es esencial mantener una comunicación permanente entre los diferentes niveles de la pirámide organizacional, así como una relación de cordialidad entre éstos.

Muchos son los factores que intervienen para que un equipo de trabajo logre cumplir sus objetivos exitosamente, pero en definitiva uno de los principales es la relación que un equipo tiene con la persona que encabeza sus acciones (el jefe), para que exista un buen desempeño y satisfacción laboral.

En esta ocasión, Randstad México, compañía de servicios y soluciones de Recursos Humanos, a través de su encuesta “Motivaciones del Mexicano en el Trabajo”, tuvo como finalidad, conocer más sobre las situaciones, a las que más se han enfrentado los mexicanos con respecto a sus jefes, destacando en los resultados el hecho de que sólo un 35% de los mexicanos encuestados, considera que siempre le han tocado buenos jefes.

El porcentaje restante destacó una serie de debilidades en los jefes que ha tenido, pues 28% considera que su jefe le daba poca retroalimentación o asesoría con respecto a las actividades que desempeñaba; 22% manifestó la ausencia de jefes con liderazgo, refiriendo a la facultad de generar confianza, admiración y empatía en su gente; 15% cree que los jefes no permiten el equilibrio entre la vida laboral y la personal.

Es preciso decir que tanto los jefes como los subordinados, juegan un papel muy importante dentro de las empresas; sin embargo, la compañía debe tener la capacidad para escoger a un buen jefe, que además de identificarse con los objetivos de la empresa, sepa guiar profesionalmente a su equipo de trabajo, se interese por el bienestar de su gente y se preocupe por ellos, situación que generaría lealtad de los empleados hacia su empresa, además de proporcionar un incremento en la productividad de la misma. En cuanto al empleado respecta, es fundamental que sea receptivo a las críticas de su jefe, con la finalidad de mejorar su desempeño.

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción

El liderazgo y la motivación

Imagen de Jorge Antonio Arroyo Cajiga

En una relación laboral es muy importante la relación humana que se establece entre supervisor y subordinado. Lamentablemente la descisión de ascender a alguien en puestos de responsabilidad, se hace en general por haber sido un buen empleado en su ramo cuando no tenía a nadia a su cargo (p.e. un vendedor exitoso). Sin embargo el dirigir hombres implica más un arte, que una ciencia o técnica. Es recomendable el proporcionar la formación necesaria a una persona que se perfila para tener la misión de supervisar a otros. Una manera muy efectiva es mediante el coaching de negocios, una útil herramienta que ayuda a humanizar al futuro dirigente, haciéndole entender cómo motivar de verdad a la genta, cómo crear un equipo altamente efectivo en el que las personas que lo integran, se sientan orgullosos de participar en él y por ende sean productivos. La capacitación de los mandos debe verse como una inversión que dará muy buen fruto a la compañía.

Jorge Antonio Arroyo Cajiga
MANAGEMENT TODAY
Socio Director
jarroyo_cajiga@hotmail.com
http://mngmtoday.hi5.com

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.