Consecuencias de no presentar tu declaración anual

Foto: Shutterstock

El 30 de abril venció el plazo para que las personas físicas presentaran su declaración anual correspondiente al ejercicio 2013; si no cumpliste con dicha obligación y omites tu responsabilidad, podrás hacerte acreedor a multas, sanciones y recargos que afecten tu economía.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT), informó que al final del periodo se ha recibido la cantidad más alta de declaraciones anuales de personas físicas, desde que se tiene registro.

Así, al 30 de abril del 2014, el SAT recibió más de 2 millones 949,000 declaraciones, 8.24% más que las correspondientes al mismo periodo del año anterior; de éstas, más de 1 millón 539,000 fueron registradas por la herramienta DeclaraSAT.

En tanto, 1 millón 110,000 se reportaron por la herramienta usada por asalariados y 299,300, por el DeclaraSAT tradicional.

Si eres de aquéllos que aún no presenta el ejercicio, ¡no pierdas más tiempo y cumple con la autoridad!, exhortó Olga Ávila Sandoval, profesora de la escuela de contaduría en la Universidad Panamericana.

Rafael Gómez Garfias, director general de Orientación y Asesoría al Contribuyente de la Procuraduría Federal de la Defensa del Contribuyente, alertó que no presentar el ejercicio puede arrojarle serias consecuencias que a continuación se enumeran.

Al retrasarse con la ejecución de tu obligación, y en caso de tener un saldo a favor, la autoridad fiscal tardará más tiempo en hacerte el rembolso; ya no será en el plazo de los cinco días hábiles, como lo había estipulado el organismo recaudador.

Por lo que respecta a las devoluciones, al 30 de abril, Hacienda ha autorizado la devolución de 7,257 millones de pesos a 854,727 contribuyentes asalariados que tuvieron saldo a favor en su declaración anual y optaron por la devolución.

Dentro de las consecuencias por no cumplir con el ejercicio, Ávila Sandoval precisó que cuando el contribuyente tiene un saldo a su cargo, con el paso del tiempo se incrementa por efectos de la inflación y trae implícita una tasa de recargos.

La tasa de recargo mensual, a partir del mes de mayo, es de 1.13% sobre la contribución a la que se ha sometido ya actualizada, explicaron los especialistas.

Gómez Garfias precisó que podrás hacerte acreedor a un requerimiento; es decir, que la autoridad detecte en ru base de datos que no presentaste la declaración anual y emita un requerimiento para solicitarte que cumplas con tu obligación, pero ello trae aparejado una sanción.

“La sanción va de 1,100 pesos hasta 27,440 pesos por obligación, cuando no se presenta el ejercicio. No olvides que el requerimiento tiene un plazo a vencer; puede generarte una multa adicional”, dijo.

En tanto, el organismo recaudador refirió que si no da cumplimiento dentro del plazo que se indica el requerimiento, procederá una multa adicional, lo que a la larga puede generarle fuertes dolores de cabeza.

“Cuando la autoridad fiscal inicia un proceso de auditoría en contra de los contribuyentes, tiene la facultad para determinar el monto de los ingresos de las personas físicas y el total a pagar”, citó Gómez Garfias.

También, en el peor de los escenarios, puede ser sancionado con una pena de defraudación fiscal hacia todos aquéllos que omitieron la declaración del ejercicio (cuando han transcurrido 12 meses y tengan carácter de definitivas).

“Mientras más compleja sea la situación del contribuyente, se complica el esquema de sanciones hacia las personas físicas, e incluso puede afectar su historial crediticio”, dijo el funcionario.

Causas que provocan no presentar el ejercicio

Gómez Garfias indicó que dentro de los factores que influyen para que un contribuyente no presente su declaración anual en tiempo se encuentra la falta de los recursos económicos y materiales para poder ejecutarla.

“La falta de recursos económicos es un impedimento muy común para que los contribuyentes no cumplan con la ejecución del ejercicio. Lamentablemente, este tipo de problemas causa que la autoridad inicie procesos en contra de los contribuyentes”, abundó el directivo.

Por ejemplo, si la autoridad te emite tres requerimientos y no cumples con ellos, el SAT, con los datos que tenga en su base, puede determinar el impuesto que te hubiera correspondido pagar; es un crédito que te exigirá cumplir a través de los procedimientos de cobro.

Recuerda que incumplir con la responsabilidad de presentar en tiempo y forma tu declaración anual, además de las consecuencias económicas que ello genera, hará que tus adeudos fiscales se envíen a las sociedades de información crediticia y formen parte de tu historial crediticio.

Multas a las que te puedes hacer acreedor

  • De 1,100 pesos a 13,720 pesos por cada una de las obligaciones no declaradas de manera espontánea dentro del plazo correspondiente.
  • En tanto, de 1,100 a 27,440 pesos por cada obligación a que estés afecto, al presentar una declaración, solicitud, aviso o constancia, fuera del plazo señalado en el requerimiento o por incumplimiento de dicho requerimiento.
  • También, desde 11,240 hasta 22,500 pesos por no presentar las declaraciones en los medios electrónicos (Internet) estando obligado a ello. Así como presentarlas fuera de plazo o no cumplir con los requerimientos de las autoridades fiscales para presentarlas o cumplirlas fuera del tiempo señalado.

El ABC

  • Si no das cumplimiento dentro del plazo que se indica, en el requerimiento procederá una multa adicional; lo que a la larga puede generarte fuertes dolores de cabeza.
  • Puedes presentar la declaración con posterioridad y de existir un saldo a cargo, deberás pagar, además del impuesto determinado, la actualización y los recargos que en tu caso procedan.
  • Si te encuentras inscrito en el Padrón de Importadores debes presentar tu Declaración Anual 2013 para evitar ser suspendido de los padrones en que te encuentres inscrito.
  • Si ya cumpliste y tienes saldo a favor, Hacienda te hará una devolución dentro de los 40 días hábiles siguientes a la fecha en que presentaste la declaración. Consulta el estado de tu devolución.

[email protected]

CRÉDITO: 
Paulina Gómez / El Economista