Condiciones laborales, sin mejorías

Archivo/Eleconomista.mx

Tiempo de trabajo e ingresos, entre los principales pendientes

Además del aumento en la tasa de desempleo a 5.4% en el primer mes del año, también se registró una mayor Tasa de Presión General, a la vez que los dos indicadores de informalidad –Tasa de Informalidad Laboral y de Ocupación en el Sector Informal- sólo muestran disminuciones marginales, lo cual revela que las condiciones laborales en el país no han registrado mejorías.

Analistas laborales coincidieron en que las tasas complementarias de empleo y desempleo, que reportó el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) al mes de enero, indican que no mejoraron sustancialmente las condiciones laborales.

Así, la Tasa de Presión General, la cual incluye además de los desocupados a los ocupados que buscan empleo, por lo que da una medida global de la competencia por plazas de trabajo, creció de 9.29% de la Población Económicamente Activa en el primer mes del 2012 a 9.78% en enero del 2013.

Por otro lado, la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación se redujo de 13.02 a 11.32% entre enero del 2013 y enero del 2012. Dicho indicador muestra las condiciones inadecuadas de empleo desde el punto de vista del tiempo de trabajo, los ingresos o una combinación insatisfactoria de ambos, y resulta particularmente sensible en las áreas rurales del país. Incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

Más trabajo asalariado

En lo que respecta a la Tasa de Trabajo Asalariado, la tasa aumentó de 61.26% de la población ocupada en enero del 2012 a 62.14% en el mes de referencia, es decir, la población que percibe un sueldo, salario o jornal, por las actividades realizadas.

En ese sentido, José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios en el Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México, comentó que el reto que tiene el país no sólo es el de crear empleo, sino crear empleos de calidad, pues, al menos, hay 6 millones de trabajadores que perciben cuando menos un salario mínimo, sin ninguna prestación social.

[email protected]

CRÉDITO: 
María del Pilar Martínez, El Economista