Concilian maternidad con emprendimiento

Foto EE: Archivo

En México emprender o encabezar un negocio no es una labor sencilla, hay que enfrentar problemas de financiamiento, capacitación, falta de habilidades, y para las mujeres las cosasse complican por el tema de la pareja y los hijos.

Entrevistadas en la presentación del Global Women Entrepreneurs Leaders Scorcard, cinco empresarias cuentan cómo viven esta experiencia y qué se requiere para que más mamás se sumen a esta actividad.

POLÍTICAS PÚBLICAS

Claudia de Heredia, cofundadora de Kichink va por su segundo hijo. Su esposo es su socio en la empresa como en la casa y comparte las mismas labores sobre el cuidado de los hijos.

“Es todo un reto, porque cambia tu perspectiva de un emprendimiento. Cuando te conviertes en mamá todo comienza a cuajar de manera diferente. La idea es formar un patrimonio, un legado para tus hijos. Mi vida no ha cambiado mucho de antes de ser mamá, porque tengo una pareja que entiende que 50% del trabajo lo tiene que hacer él, y eso me permite seguir siendo parte de este emprendimiento”.

Para que la mujer emprendedora crezca hacen falta políticas públicas que favorezcan el tema de género, como los permisos de paternidad, considera. También ve necesario dar a conocer más historias de éxito de emprendedoras que sirvan de inspiración a otras mujeres.

Kichink tiene 120 empleados, 50% son mujeres y 35% de los puestos directivos son ocupados por éstas. Kichink da permiso de paternidad de un mes para que los hombres vivan el cambio con su familia, explica la empresaria.

PISO PAREJO

Gabriela León, cofundadora y directora general de Grexmex sostiene que conciliar su actividad como empresaria y madre ha implicado sacrificios, como perderse momentos especiales o importantes con la familia, pero da satisfacciones, como que sus hijos “presuman” a su mamá.

“Si educas a los hijos en esta figura de mamá que trabaja, que su responsabilidad no es sólo generar dinero, sino hacer algo por cambiar al mundo, ellos entienden por qué no estás ahí en momentos importantes… Es muy satisfactorio ver que cuando hablan con sus amigos me presumen. Para mí es importante que tengan ese chip para que no sea la niña que quiere quedarse en su casa o el niño que va a heredar, si no que creen y aporten valor a la empresa”.

Lo que ayudará a hacer crecer a las mujeres emprendedoras es emparejar el piso respecto a las empresas lideradas por los hombres, y que se aplique la ley con respecto al apoyo a empresas de mujeres, expone.

Gresmex tiene flexibilidad de horario para que las mamás acudan a las juntas escolares, festividades y estén al lado de los hijos en caso de enfermedad.

undefined

“VENDERSE MEJOR”

Jimena Pardo, cofundadora y directora Comercial de Carrot, aún no es mamá pero cree que el ejemplo que le inspiran otras emprendedoras le ayudará a enfrentar con éxito ese momento sin que tenga que elegir entre ser empresaria o dedicarse a la familia.

Afirma que hace falta dar a conocer más casos de éxito que inspiren a las jóvenes a iniciar un negocio y que comprendan que lo que cuenta es el talento más que el género. Características como la sensibilidad hacia los clientes y aplicar el sentido común en la toma de decisiones son elementos que las mujeres deben aprovechar para “vendernos” mejor en las empresas.

CREÉRSELA

La diseñadora y empresaria Tanya Moss sostiene que la mujer emprendedora es multidinámica por excelencia, por lo que es capaz de solucionar las cosas rápido. “Nada va a ser una complicación si quiere que las cosas funcionen”.

Madre y esposa, Moss subraya que lo principal para el desarrollo de la mujer emprendedora es que éstas crean que son capaces de hacer las cosas. “Estamos entrando a un mundo de competencia muy fuerte, en el que lo que te va a llevar muy lejos no es tu género, sino tu capacidad”.

Con 90% de sus plantilla laboral conformada por mujeres, la empresaria indica que están haciendo esfuerzos para mejorar la cultura empresarial “para convertir un negocio que comenzó de cero a ser institucional”.

APOYO DEL HOMBRE

Bárbara Diego, fundadora de Gericare, empresa regiomontana que ayuda a mejora la calidad de vida de los adultos de la cuarta edad, afirma que el emprendimiento es como un bebé que hay que criar y crear, que nace de motivaciones profundas y que demandan mucha energía física, mental y emocional.

“En mi caso, ser madre ha sido relativamente sencillo, Gericare es un espacio donde mi hijo puede pasar tiempo, crecer y aprender. A veces, viajar o los horarios de las juntas de trabajo pueden ser complicados, pero con el apoyo de mi esposo que está orgulloso de mi trabajo todo se vuelve más fácil”, comenta.

La empresaria cree necesario que, como pareja, los hombres apoyen y valoren más a las mujeres que se arriesgan a emprender; además, que en el seno de la familia se valore a la niñas emprendedoras, que haya apoyos concretos como lugares para el cuidado y formación de los hijos y que existan redes de apoyo a las madres emprendedoras, con mentoras y casos de éxito que sirvan de inspiración y guía.

Con 120 empleados, en su mayoría mujeres, Gericare lleva a cabo políticas de flexibilidad de horario y home office para apoyar a las empleadas.

Nota: Se corrigió el número de hijos de Claudia de Herredia

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario