Conciliación, herramienta poco aprovechada

Foto: Especial

Disputas entre empresas representan 60 mdp anuales en Puebla

Puebla.- Conflictos entre empresas por incumplimientos de contratos de arrendamiento, en pagos de facturas y asuntos relacionados con la propiedad intelectual representan al año más de 60 millones de pesos en Puebla, debido a la falta de una conciliación extrajudicial.

La directora del Centro de Arbitraje de Puebla, Marisol González Paniagua, menciona que esos costos derivan de al menos 1,000 casos, de los cuales 30 son atendidos anualmente por su oficina, que tiene más de seis años de funcionar.

Explica que esta herramienta, es muy usada en estados como el Distrito Federal, Guanajuato y Nuevo León, cuya sentencia deriva de un arbitraje comercial que tiene igual peso jurídico que un fallo judicial, pero su finalidad es que se llegue a una conciliación.

Comenta que el 50% de los conflictos se dan más en el sector industrial, seguido con el 30% en comercios y servicios, mientras que el resto está diversificado. El 40% de los casos que se atienden son disputas de empresas locales con foráneas, cuyos litigios antes de llegar a su instancia llevan más de dos años en juzgados sin encontrar una solución.

De acuerdo con la directora de este Centro de arbitraje, satisfactoriamente se resuelven todos los asuntos que llevan, aunque deja en claro que ninguna de las dos partes recupera el 100% del monto reclamado vía la conciliación, pero que es mejor eso a continuar una batalla legal que los afecta económicamente como empresa.

Refiere que el arbitraje comercial se encuentra estipulado en el Código Civil del estado de Puebla y en el Código de Comercio Federal, sin embargo no hay difusión del mismo por parte de autoridades gubernamentales ni de las propias cámaras empresariales.

González Panigua expone que en su momento algunos dirigentes empresariales trataron de darle promoción entre sus afiliados, pero faltó continuidad, pues este tipo de herramientas en caso de tener un litigio, puede ser la opción para buscar un acuerdo que les representaría ahorros hasta del 60% de lo que gastan cuando inicia un proceso judicial.

“Cuando existe un pleito legal se tienen ganadores y perdedores, siendo el último que recurre a amparos y con ello alargar más el proceso, lo cual podrían resolver rápido si ambas partes buscan llevar el caso a la conciliación”, apunta.

Estima que los costos por disputas legales crecen alrededor del 10% cada año, lo que representa un problema para las empresas que no consideran esta herramienta como la opción viable.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández, El Economista