Conciencias verdes, la meta

Foto: Archivo./ elempresario.mx

Se autodenominan los embajadores del medio ambiente, pues su misión es visitar empresas y gobiernos de todo el mundo para generar conciencia sobre temas verdes.

No, no son seguidores de Greenpeace. Tampoco pertenecen a alguna ONG. Son Nancy Keith Kelly y John Frey, expertos del área de Sustentabilidad Ambiental de HP.

“Muchas empresas invierten cantidades importantes de dinero comprando equipos sustentables y fomentan en sus clientes y socios una cultura ecológica, pero si el empleado no tiene conciencia de lo que esto significa y no hace su parte, nada funciona”, explicó John Frey.

De acuerdo con cálculos oficiales, la industria de tecnología y de comunicaciones personales genera 2% de la emisión de carbono de todo el mundo.

Y sí, tal como muchos sospechan, uno de los aspectos que más contribuyen a esta cifra es el cada vez mayor uso de aparatos electrónicos. Se trata de un número alarmante, si consideramos que es equivalente a la emisión de carbono de toda la industria de aviación.

Consideremos, además, según cálculos de IBM, que 50% de la energía que utilizan las oficinas, fábricas y tiendas es desperdiciada, en buena medida por el uso de aire acondicionado y luces que se dejan encendidas durante toda la noche.

HP estima, por ejemplo, que en un centro de datos, 75% de la energía eléctrica que se usa es sólo para enfriar el lugar, pero no para procesar la información que protege.

Nuestra tarea es provocar que sea la misma tecnología la que revierta esta cifra, pero logrando que sean los usuarios quienes generen los cambios con nuevos hábitos”, agregó Nancy Keith.

El mal de oficina

¿Por qué iniciar la conciencia verde en una oficina? “Nos hemos dado cuenta que mucha gente está interesada en cuidar el medio ambiente y no sabe cómo, y resulta que en todas las empresas siempre hay alguien que ya hace algo. Los lugares de trabajo son excelentes para compartir estas ideas y echar a andar otras”, comentó Frey.

Según reconocen ambos expertos, en México sí tenemos buenas experiencias verdes. Por razones de confidencialidad no pueden hablar de casos concretos, pero comentó Frey: “En los últimos meses hemos comprobado que los mexicanos son muy entusiastas en estos temas. Incluso hemos encontrado empresas con estrategias muy agresivas para cuidar el medio ambiente”.

Tips que valen oro

A nivel empresarial, las recomendaciones para materializar una cultura ambiental están al alcance de todos.

  1. Apaga las computadoras y luces de tu oficina y pasillo en la noche o cuando no las estés usando.
  2. Utiliza las hojas por los dos lados para imprimir o escribir.
  3. Al comprar un aparato electrónico considera, además del precio, su consumo de energía.
  4. Detecta qué están haciendo los empleados de forma individual para maximizar los recursos.

¡Sólo házlo!

Si eres de los que creen que la oficina es el último lugar en donde puedes cuidar el medio ambiente, hay buenas noticias:

“Todos podemos hacer algo, aún cuando los CEOs de las empresas no quieran promover ningún cambio”, dijo Frey.

¿De qué se trata? John y Nancy promueven algo muy simple: apagar las computadoras en la noche o cuando no se estén usando, así como las luces de su oficina o pasillo. “Hay miles de personas que se van a una junta por horas o salen a comer y las dejan prendidas. Con este cambio tan simple pueden ayudar muchísimo”, explicó Keith.

¿Se puede hacer algo más? La lista es inmensa: imprimir por los dos lados de las hojas. Invitar gente joven –las universidades son las empresas más entusiastas en estos temas– a trabajar , seguro tienen ideas novedosas y mucho entusiasmo por promoverlas. Y cuando compres un aparato electrónico, además del precio toma en cuenta su consumo de energía.

“Y sobre todo, detecta qué hacen los empleados de forma individual. Muchos negocios suelen hacerle caso a las recomendaciones que vienen de fuera, pero casi nunca escuchan las sugerencias o inquietudes que vienen de dentro”, aseguró Frey. Para estos embajadores la lección es clara: no importa como se haga, lo importante es generar conciencia. “Lo demás puede resolverse poco a poco”, confió.

[email protected]

CRÉDITO: 
Nelly Acosta, El Economista.