De la comunicación a la hipercomunicación

Foto: Especial./ elempresario.mx

Las Tecnologías de la Información nos proporcionan herramientas de comunicación que nos permiten interactuar simultáneamente con varias personas y elevan nuestro potencial más allá del hardware con el que venimos equipados de fábrica.

Si pensamos en la capacidad que teníamos hace tres décadas para comunicarnos, la conclusión inmediata es que podíamos hacerlo con una persona a la vez y a través de muy pocos medios, como la interacción cara a cara, el teléfono, la correspondencia y a lo mucho el fax.

Hoy podemos manejar interacciones múltiples gracias a la tecnología. De manera frecuente, tengo juntas remotas con mi equipo de trabajo en las que compartimos aplicaciones a distancia mediante videoconferencia de escritorio.

Durante estas reuniones, no es difícil que reciba mensajes vía chat y llamadas telefónicas a mi línea fija y/o celular, todo esto de forma simultánea. Adicionalmente, recibo mensajes de correo electrónico en mi cuenta de la empresa o en la personal y por si esto fuera poco también tengo interacción mediante mensajes de texto en el celular.

Si esto se hubiera presentado en una película de los años 80, parecería ciencia ficción, pero hoy es una realidad que no deja de impresionarme, especialmente cuando navego en Google Maps y puedo ver físicamente la fachada de una dirección de manera gratuita.

Mayor cantidad de recursos

Si pensamos en cómo puede pasar todo esto, la respuesta está en el desarrollo tecnológico en el que estamos, en una situación de coyuntura en la que convergen una gran capacidad de procesamiento de las computadoras a bajo costo, una alta presentación de equipos móviles, una gran cantidad de información en la web que incluye textos, videos, colaboración y todo ello soportado por accesos a Internet cada vez más competitivos con servicios de alta capacidad que llegan a 100 Mbps como el que ofrece AXTEL.

Todo esto incrementa la capacidad de los recursos humanos, con elementos que podrían pensarse como prótesis humanas, pero que nosotros vemos tan comunes que en muchos casos pasan desapercibidos. Lo más importante es revisar si en nuestra empresa estamos equipando a nuestros empleados con estas capacidades para elevar su desempeño y proporcionarles mejores herramientas de competencia, o seguimos operando con el hardware natural con el que salimos de fábrica.

*Estratega de Mercado de Axtel.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fernando del Blanco*