Compras del gobierno a mipymes avanzan, pero lento

De las grandes compradoras, Pemex es la más rezagada, con 75 de su meta. Foto EE: Natalia Gaia

El gobierno federal reporta al mes de julio un avance de 41.2% en su programa de compras a las micros, pequeñas y medianas empresas (mipymes), que este año asciende a 104,000 millones de pesos. De las 10 dependencias con el mayor presupuesto para ese fin, nueve han ejercido su presupuesto en tiempo y forma; Pemex en cambio apenas ha avanzado 7.52% de su meta.

De acuerdo con el Tablero de control de las compras de gobierno, al mes de julio, las 238 dependencias de la administración pública federal han gastado cerca de 43,000 millones de pesos, por lo que el semáforo se mantiene en color amarillo.

De los grandes compradores, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) ha gastado 9,656 millones de los más de 20,000 millones que tiene para comprar a las mipymes del país. En cambio, Pemex, con un presupuesto este año de 15,680 millones de pesos, apenas ha ejercido 2,885 millones de ese total.

El programa de compras de gobierno fue lanzado en 2007 por el entonces presidente Felipe Calderón con el fin de aumentar la participación de las mipymes como proveedoras de la administración federal. Hasta ese año, las adquisiciones de bienes y servicios del gobierno federal a esas unidades económicas ascendían a 10% del total, la meta era llegar al 35 por ciento.

El nivel de compra que los distintos niveles de gobierno hacen a las mipymes es de 20%, según datos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), por lo que su presidente, Manuel Herrera Vega, ha pedido elevar ese monto 15 puntos porcentuales más.

De acuerdo con la Concamin, el poder de compra del gobierno federal es de 900,000 millones de pesos, que equivale a 6 y 10% del Producto Interno Bruto (PIB). En lo que va de la presente administración, la meta de adquisición a las mipymes ha oscilado entre 102,000 y 104,000 millones de pesos.

Más licitaciones, menos monto

Francisco Javier Ocejo Cueto, vicepresidente de Comités, Comisiones y Representaciones de la Canacintra (Cámara Nacional de la Industria de la Transformación) sostuvo en entrevista que las compras del gobierno federal y de los estados tuvieron un buen inicio de año, pero con los recortes presupuestales el pago a los proveedores se ha visto afectado.

“Las grandes licitaciones han disminuido y han aparecido pequeñas licitaciones -de menor monto- en las que las pymes están teniendo mejor participación”, destaca el representante de la Canacintra.

Están licitaciones tienen además un periodo de pago más largo, sobre todo en las cuatro grandes dependencias compradoras, como con Pemex, CFE (Comisión Federal de Electricidad), IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) y la SCT.

“En lugar de que sean de 20 días, se han extendido entre 60 y 70 días”, indica Ocejo Cueto, y agrega que en compras de dispositivos médicos y la industria relacionada, estados como Morelos, Guerrero y Chiapas no están cumpliendo con los contratos pactados por la federación.

El vicepresidente de la Canacintra asegura que la participación de las mipymes en las compras de gobierno se ha diversificado, sin embargo, estas empresas aún presentan obstáculo, como el que se requiera la presencia física del dueño o representante legal para la firma de los contratos.

“Entramos en la época de electrónica para tener mejores formas de compra, pero no son redondeadas con otras cosas pequeñas que pudiera hacer que las pymes participaran con más ímpetu. Son bloqueos que se pueden evitar haciendo eficiente los procesos de compra.”

La Canacintra, comentó Ocejo Cueto, ha platicado con dependencias como el IMSS y Pemex para avanzar en este tema. Otro asunto que se discute es la elaboración de normas mexicanas para aquellos productos susceptibles de compras, lo que ayudará a eliminar la discrecionalidad, la corrupción y las compras a modo.

“Se está tratando de crear más normas para que entidades federales y estatales tengan la obligación de comprar conforme a los criterios de esas normas y eso va a tener como consecuencia que se elimine la discrecionalidad”, confió el entrevistado.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario