Competitividad, ventaja de la e-factura

Archivo/eleconomista.mx

Piden aprovechar esta obligatoriedad fiscal para modernizar empresas

Metepec, Estado de México. La implementación de la factura electrónica (e-factura) permite a las organizaciones tener un mayor control en la administración de sus procesos productivos, lo que se traduce en una fuente de competitividad para las pequeñas y medianas empresas (pymes), coincidieron directivos durante su participación en el foro de Factura Electrónica, celebrado en esta ciudad por El Economista y la comunidad elempresario.mx.

Esta obligatoriedad fiscal puede ser un detonador para convertirse en proveedor de grandes empresas, pues es un requisito importante para ser confiable a los ojos de los corporativos, destacaron representantes de Yamaha y Edenred al intervenir en el panel “Más posibilidades de negocios” de dicho foro.

Las pymes no deben tener miedo de hacer el cambio de sistema, porque si es cierto que es regulatorio, también lo es que les permite tener mayores ganancias productivas, pues reduce el tiempo de sus procesos administrativos”, agregó por su parte Alfredo Solís, gerente de Desarrollo de Edenred.

No importa el tamaño y el sector en el que esté especializada una empresa. Actualmente, las necesidades del mercado obligan a los empresarios a establecer relaciones comerciales con otros negocios sin importar su tamaño, por lo que es común ver que grandes industrias recurren a pymes para convertirlos en sus proveedores. “Tenemos varios canales de distribución. Nuestros proveedores generalmente son pymes a quienes les pedimos implementar el uso de la factura electrónica para simplificar los procesos, tanto de su negocio como del nuestro”, comentó José Luis Guzmán, director de Administración y Finanzas de Yamaha México.

“A nuestros socios les costó asimilar el cambio de sistema, pero con el paso del tiempo lo agradecieron porque se dieron cuenta de que les ayuda a administrar mejor sus inventarios”, destacó el directivo.

Ordenan procesos

Ordenar y alinear los procesos productivos de las empresas son dos puntos indispensables para que las pymes puedan comenzar a emitir facturas de forma electrónica y sean más competitivas en el mercado, lo cual implica realizar un cambio en la manera en que se realizan sus negocios.

“Sin importar el tamaño de una empresa, la factura electrónica es una solución viable”, aseveró Solís.

Sin embargo, también representa la necesidad de realizar un cambio cultural entre la comunidad de empresarios, quienes están acostumbrados a la factura tangible de papel que incluye la imagen de la cédula, tres copias y la necesidad de que sea firmada por las personas correspondientes de cada empresa.

“Hubo un cambio de mentalidad, un cambio de procesos internos y un cambio de relación comercial, pues nuestros clientes tenían desconfianza en los documentos electrónicos porque se veían diferentes a las facturas de papel, por lo que nos dimos cuenta de la necesidad de hacer una culturización respecto de este proceso”, explicó el gerente de Edenred.

Ambos representantes empresariales coincidieron en que, antes de implementar la factura electrónica en cada negocio, es necesario crear una estrategia que incluya una campaña de comunicación interna para informar a los colaboradores de esta nueva implementación.

Adicionalmente, se deberá compartir esta información a clientes y proveedores para solucionar con tiempo dudas y problemas que pudieran surgir antes, durante y después de la migración de sistema.

“Con esto se evitarán problemas al momento de implementar el sistema en los procesos de la organización”, convinieron los directivos.

[email protected]

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo