Cómo el aeropuerto de Hong Kong gestiona los residuos

Foto: Cortesía

Uno de los lugares más ricos del mundo, Hong Kong también tiene la reputación de ser el más derrochador, generando una enorme cantidad de residuos y con sus vertederos casi llenos.

Uno de los lugares más ricos del mundo, Hong Kong también tiene la reputación de ser el más derrochador, generando una enorme cantidad de residuos y con sus vertederos casi llenos.

La industria del transporte aéreo supone una gran parte del problema. Hong Kong tiene uno de los aeropuertos más activos del planeta, con un promedio de 200.000 pasajeros y 1.115 vuelos registrados todos los días durante el período festivo del Año Lunar de este año. La Asociación de Transporte Aéreo Internacional estima que en 2016, los pasajeros de líneas aéreas de todo el mundo generaron 5,2 millones de toneladas de residuos, la mayoría de los cuales terminaron en vertederos o fueron incinerados. Esta cifra se duplicará en los próximos 15 años.

Ahora la Autoridad Aeroportuaria Hong Kong (AAHK) tiene la misión de hacer que el Aeropuerto Internacional de Hong Kong (HKIA) sea el más verde del mundo.

En 2013, el gobierno de Hong Kong elaboró un plan de gestión de residuos hasta el año 2022. Siguiendo sus pasos, la AAHK encargó un estudio sobre sus propias prácticas de gestión de residuos y elaboró una estrategia a largo plazo. Se ha fijado como objetivo reducir, reutilizar o reciclar el 50% de los desechos generados en el aeropuerto para 2021, desde los neumáticos de los vehículos hasta el aceite de cocina.

La AAHK estimó que las cabinas de los aviones produjeron la mayor cantidad de desperdicios, desde desechos sanitarios hasta bandejas de comida a medias, seguidas por la industria alimenticia del aeropuerto, los basureros y los contenedores de reciclaje. Combinadas, estas tres fuentes representaban más del 80% de los residuos producidos en el HKIA.

El estudio identificó tres temas clave que abordar, así como las medidas que se aplicarán en 2021. Primero, la producción de residuos debe reducirse en su origen. En segundo lugar, se debe optimizar la gestión de los contratistas de residuos para fortalecer la recogida y clasificación de los desechos reciclables. Por último, se deben proporcionar programas de educación a los usuarios del aeropuerto, restauradores, minoristas y contratistas, para lograr un cambio de actitud hacia la reducción y separación de los residuos. Se ha desarrollado un programa de concienciación de pasajeros para promover los esfuerzos en la reducción y reciclaje de residuos de la AAHK.

Mike Kilburn, director general adjunto de sostenibilidad de la AAHK, dice: "La Autoridad Aeroportuaria ha estado recolectando residuos de alimentos para su reciclaje desde 2003. En 2011, la recolección se amplió a 17 socios comerciales del aeropuerto, incluyendo hoteles y los catering de las aerolíneas, y a 29 locales de comidas y bebidas en las terminales del aeropuerto.

Hasta el momento, los resultados han sido impresionantes: en 2016/17, 2.130 toneladas de desechos de alimentos se convirtieron en harina de pescado y otras 24 toneladas se transformaron en compost para abonar los jardines del aeropuerto. Como parte del programa de alcance social de la AAHK, los alimentos recuperados que se consideran seguros para el consumo humano se empaquetan y se envían a la iniciativa Food Angel de la Fundación Bo Charity.

La AAHK también se ha fijado en los autobuses de pasajeros del aeropuerto y en los coches internos, y planea reemplazar gradualmente toda su flota con vehículos eléctricos o híbridos de bajo consumo. En la actualidad, el 84% de los automóviles del aeropuerto funcionan con electricidad; Kilburn señaló que a finales de 2017 todos serán eléctricos.

A pesar de que la AAHK ha hecho grandes avances para conseguir que el aeropuerto de Hong Kong sea el más verde de todos, ha habido algunos pasos atrás. Según el Informe de Sostenibilidad del Aeropuerto de Hong Kong 2015/16, su tasa de reciclaje global cayó del 12,2% en 2014/15 al 7,5% en 2015/16, lo que podría deberse al menor valor de mercado de los materiales reciclables o a que los procedimientos de reciclaje no se han ejecutado correctamente por parte de los empleados o usuarios del aeropuerto.

En marzo de 2017, el gobierno de Hong Kong anunció que el sistema de recaudación de residuos sólidos municipales (MSW) se pondría en marcha en el segundo semestre de 2019. Después de recoger las opiniones de empresas relevantes y miembros de la sociedad, se están finalizando los detalles de la implementación.

Teniendo en cuenta que el sistema de tarificación tendrá un gran impacto en las empresas, la AAHK está llevando a cabo un proyecto piloto de recaudación de los MSW para identificar oportunidades adicionales de mejorar el reciclaje en el aeropuerto. Kilburn añade: "La autoridad está determinando la manera más rentable y eficiente de implementar este modelo".

El avión del cambio está cruzando el cielo de Hong Kong, con el HKIA claramente en el asiento del piloto.

CRÉDITO: 
Jonathan Chong / Ejinsight / Hong Kong

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.