Cerveceras artesanales acusan bloqueo

Foto EE: M. Blancarte

Puebla, Pue. Las 23 marcas de cerveza artesanal que hay en la entidad denunciaron bloqueo por parte de las grandes firmas comerciales a la hora de querer distribuir sus productos en restaurantes y bares.

El presidente de la Asociación de Cerveceros de Puebla (Acerpue), Alberto Soto Fuentes, acusó que por el tema de exclusividad, los fabricantes reconocidos no permiten que los artesanales introduzcan su bebida en siete de cada 10 negocios.

Mencionó que entre las exigencias que les ponen los dueños de dichos negocios para aceptar su producto es que les proporcionen sillas, mesas y sombrillas como lo hacen las marcas cerveceras grandes, cuando “saben que somos microempresas que no tenemos los recursos para tal fin”.

Recordó que desde el 2004, cuando empezaron a incursionar marcas poblanas de cerveza artesanal, iniciaron las trabas para su sector. Enfatizó que no hay competencia directa con la cerveza comercial, ya que están enfocados a un sector que le gusta consumir bebidas gourmet, cuyo costo llega a ser de 30 a 45 pesos una botella respecto a los 12 pesos del producto convencional.

En julio del 2013, la Comisión Federal de Competencia (CFC) resolvió que Grupo Modelo y Cervecería Cuauhtémoc redujeran sus contratos de exclusividad y prácticas monopólicas para permitir la venta de bebidas artesanales en todos los antros y bares del país. En caso de incumplirse estas condiciones se les sancionaría con hasta 8% de los ingresos anuales que obtenga cada empresa en el mercado nacional.

Sin embargo, Soto Fuentes aseveró que hasta el momento no han presentado denuncia alguna ante la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Y ACAPARAN PRODUCCIÓN

En tanto, el gerente de ventas de la marca local Bayernbräu, Alberto Rivas y Rivas, comentó que otra de las situaciones que enfrentan son el suministro de la materia prima -malta (cebada, trigo y avena), lúpulo y levadura- porque las compañías grandes tienen acaparada la producción bajo el esquema de agricultura por contrato, por lo cual se han visto en la necesidad de tener que importarla de Estados Unidos, Alemania y Sudamérica.

[email protected]

CRÉDITO: 
Miguel Hernández / El Economista