El turismo de reunión, brinda competitividad

Foto: Cortesía

Hasta ahora, ninguna ciudad mexicana cuenta con la certificación otorgada por la DMAI.

La Asociación Nacional de Oficinas de Convenciones y Organismos Similares AC (Andoc) buscará que los destinos de Cancún, Guadalajara, Monterrey, Distrito Federal y León sean certificados por la Asociación Internacional de Marketing de Destinos (DMAI, por su sigla en inglés), una de las más grandes comercializadoras de destinos de calidad a nivel mundial.

Entrevistado por El Economista, Óscar García, presidente de la Andoc, comentó que el buscar una designación como ésta proviene de la iniciativa de promocionar a México como un destino óptimo para el turismo de reuniones, mercado que genera 500 millones de dólares anuales para el país y que, en su opinión, había carecido de la difusión adecuada.

La certificación que la DMAI pudiera otorgar a estas ciudades supondría que el órgano las promocione como destinos con recintos, restaurantes, hoteles, conectividad, equipamiento y servicios de primera línea en el mercado extranjero, por lo que “literalmente te vuelves más competitivo a nivel mundial”.

Durante un plazo de aproximadamente un año, la Andoc estará en contacto con los prestadores de servicios de las ciudades mencionadas para que mejoren y optimicen sus servicios e infraestructura con el fin de obtener la certificación para mediados del 2012.

Otros cinco estados apuestan fuerte por el sector

Comentó que, desafortunadamente, son pocas las ciudades en México que ya están trabajando a nivel internacional atrayendo eventos de talla mundial y debido a que León apenas ha comenzado a andar por ese camino, no se había intentado certificar a ninguna de las 58 Oficinas de Convenciones y Visitantes adheridas a la Andoc.

De acuerdo con Óscar García, los cinco destinos figuran como los mejores posicionados en la República como anfitriones del turismo de reuniones; sin embargo, destacó que Chiapas, Querétaro, Veracruz y Mérida han venido impulsando con fuerza este sector y no descartó una posible certificación en el futuro.

Recordó que el turismo de reuniones es una veta especialmente redituable para un destino, ya que este tipo de turistas gasta cuatro veces más que un turista normal.

Comentó que para septiembre se contará con el detalle del impacto cuantitativo que estas certificaciones generen a las entidades.

eramirez@eleconomista.com.mx

CRÉDITO: 
Erick Ramíez, El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.