Capital humano, prioridad en el negocio

Mario Kogan, director de Gestión de Talento de Indra

Entrevista con Mario Kogan, director de Gestión de Talento en Indra

¿Cuántos minutos tiene una hora? Yo estaba seguro de que había una sola respuesta: 60, hasta que escuché a Mario Kogan. “Una hora tiene 60 minutos que debes multiplicar por el número de personas que trabajan en un lugar. Si son 100, estamos hablando de 6,000 minutos. El costo de desaprovechar una hora es altísimo. El beneficio de aprovecharla bien es enorme”.

Mario Kogan es director de Gestión de Talento de Indra, una corporación gigante que tiene operaciones en 128 países. Es también un pensador de peso completo dedicado a entender por qué un entorno laboral funciona y qué se necesita para que funcione mejor:

“El mayor reto de nuestro tiempo es la gestión de la inteligencia colectiva. Wikipedia es quizá el ejemplo más maravilloso de todos. Es un organismo virtual que multiplica el conocimiento de miles de personas que no se conocen entre sí, tampoco comparten el mismo espacio físico y ni siquiera tienen que hablar el mismo idioma. Son tan buenos que acabaron con el concepto de enciclopedia que todos conocimos” .

La preocupación por la gestión de la inteligencia colectiva no es nueva. Los clásicos de la administración, como Taylor, se asomaron al tema y a su manera lo resolvieron. Los círculos de calidad de Toyota marcaron una época.

“Lo nuevo es que hay condiciones para dar un salto cualitativo enorme. Los grandes de la administración, como Peter Drucker, no disponían de la tecnología que nosotros tenemos. Nosotros contamos con lo que ellos escribieron y con nuevos conocimientos en neurociencia, funcionamiento de redes y otros aspectos”.

Kogan nació en Argentina en 1960 y radica en España desde hace mucho tiempo. Es un ingeniero que es capaz de traer a la conversación al Dalai Lama en medio de una argumentación sobre los tiempos ideales para actuar en una empresa: “Hay dos días en el año en los que no hay nada que hacer: ayer y mañana”.

Cita con facilidad autores de literatura, psicoanálisis, argumentos de película, pensadores religiosos y también experiencias de viaje. Escribió el relato de un viaje transoceánico en velero que él mismo realizó junto con algunos amigos, “me interesaba reconstruirlo como una metáfora del trabajo en equipo”.

¿Somos capaces de convertir el grupo en un equipo? Ésta es una de las preguntas fundamentales en el proceso de gestionar la inteligencia colectiva y mejorar el rendimiento grupal.

“Es fundamental anular los focos de destrucción de talento y detectar a los campeones”, dice Mario Kogan. “Campeones son aquellos que son los motores de crecimiento para los que trabajan cerca de ellos, sin importar la posición que ocupan en el organigrama”.

El capital humano es la parte más importante de la empresa, “lo peculiar es que no duerme en ella ni se puede encerrar bajo llave para que no se la roben”, dice este experto. Sale todos los días por la puerta y regresa.

“¿Qué hacemos cuando ellos regresan? Hay empresas que se preocupan de que todo esté igual para que la rutina no cambie. Esa estrategia conservadora tiene muchos riesgos en un entorno cambiante. Las mejores se preocupan de que haya condiciones para enfrentar retos distintos cada día”.

Indra ha convertido la gestión de talento en una prioridad. Tiene 42,000 empleados y se encuentra en una de las industrias más lucrativas y más competidas del planeta: las soluciones tecnológicas de alto valor agregado.
Sus servicios van desde el control de tráfico aéreo hasta boletaje de transporte colectivo; incluyen información electoral y seguridad en las fronteras.

El programa de gestión de talento se llama Think Big Bang. “Es un programa muy enfocado en la evolución de capacidades, que empezó a funcionar con el objetivo de mejorar las capacidades de las personas y poder retener el talento y materia gris que la empresa necesita”, explica.

La gestión de talento desarrollada por Indra nace de una premisa: todas las personas pueden evolucionar todos los días. Dice Kogan: “Entendemos que evolucionar es un camino que se puede transitar en cuatro vías: el saber, el hacer, las relaciones sociales y los valores individuales”.

El reto es detonar un círculo virtuoso: “Los logros de productividad para la empresa se traducen en logros que pueden mejorar la vida personal(…). Hay un pequeño riesgo: que las sesiones se confundan con terapias de grupo. La clave es no perder el foco: la prioridad es el aumento en la productividad personal y colectiva”.

El programa 
Think Big Bang

Indra ha convertido la gestión de talento en una prioridad, la organización tiene 42,000 empleados y basa su estrategia en tres elementos clave:

1.- Lo primero es hacer un diagnóstico: el objetivo es reconocer que hay áreas de oportunidad y distinguir los problemas reales de los imaginarios. Luego sigue la generación de un plan de trabajo y al final, hay una definición del plan de cambio, un nuevo manual de la cultura empresarial.

2.- Se trabaja con 20 líderes: cada uno, a su vez, tiene asignadas a 10 personas con las que trabajará un tema crucial por mes durante seis meses. Debe hacerse una pausa cada mes para ver los avances y los bloqueos que se generan en los talleres. Ahí se generan muchas cosas que se pueden evaporar si no se les da seguimiento.

3.- Los temas se eligen a partir de las prioridades que el grupo defina: puede ser algo que parece trivial pero que roba mucho tiempo, por ejemplo, qué hacer en comunicación interna para enfrentar los rumores. También están los temas estratégicos convencionales: liderazgo, relaciones entre diferentes equipos o administración de la creatividad.

[email protected]

CRÉDITO: 
Luis Miguel González, El Economista