Capacitan a pymes agrícolas para exportar

Foto: Archivo/El Economista

Roberto Hernández, estudiante de la Ibero, ayuda a productores mexicanos a vender sus productos en otros continentes

Ricardo Hernández Bezares, alumno de la Maestría en Administración de la Universidad Iberoamericana, ayuda a exportar a Europa y Asia los productos de pequeños y medianos empresarios agropecuarios de México, a quienes capacita en estándares de calidad para asegurar la venta en esos continentes y garantizar el retorno de su inversión.

La asistencia en control de logística internacional, para envíos aéreos y marítimos, la hace a través de su empresa TGF México, y su proyecto Global Food Sourcing, desde la cual elabora reportes de calidad de las frutas y alimentos frescos o congelados para que lleguen en perfecto estado a su destino final, sea China, Japón, Francia, Holanda o España.

Esos reportes permiten asegurar a los vendedores y compradores, desde su envío en México, que los productos tendrán la calidad esperada en el aeropuerto o puerto al que arriben. Eso evitará a los agricultores a ser abusados por sus contrapartes en el extranjero, obteniendo ganancias paupérrimas de 200 dólares por contenedor, o no ganar dinero o hasta deberle a su cliente cuando el alimento presenta malas condiciones, y por el contrario poder hasta obtener márgenes positivos de 30,000 o hasta 40,000 dólares por contenedor.

El documento de calidad, que Ricardo les ayuda a preparar a los productores agropecuarios para hacerlos más competitivos internacionalmente, especifica los días en que fue cosechada la fruta, su tamaño y calibre, qué temperatura de refrigeración necesita e incluso para aquellos países que exigen huella de carbono indica cuánto combustible se gastó para hacerla llegar a su destino.

Asimismo les ayuda a obtener la certificación GlobalGap, requisito para poderle vender a las cadenas grandes de supermercados, al garantizar que la siembra se regó sin agentes nocivos para la salud, que las plantaciones contaban con baños –garantizando las medidas sanitarias– y que los empaques son inocuos al estar libres de insectos, requisitos mínimos para entrar al mercado europeo y asiático.

La consultoría que el alumno de posgrado de la Ibero brinda a los agricultores mexicanos también incluye darles a conocer qué productos específicos necesita cada mercado internacional y cuánto le tomaría hacer llegar su producto fresco a otros países; es decir, “no sólo es la logística de venderles el flete, sino darles todo el servicio, casi desde desarrollarles el cliente y el destino, hasta asegurar la calidad de sus productos con la selección y preenfriado adecuados”.

Mediante este esquema colabora con productores de Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Sonora, Estado de México y Puebla, quienes exportan mango, toronja, aguacate, tomate, pimentón, fresas, espárragos, ejotes chinos, cebollín, sandía, melón, lichi, rambután, carne, pescado y pollo, desde los aeropuertos de la ciudad de México, Guadalajara, Cancún y Puerto Vallarta, y de los puertos de Altamira y Manzanillo.

Como la pretensión de Ricardo es que TGF México y su proyecto de Global Food Sourcing no sea una empresa de logística común, hará de ésta un centro de investigación para todos los alimentos agropecuarios frescos y congelados de México, donde especialistas en ingeniería de alimentos y productores estudiarán y aprenderán de qué manera cortar los frutos y en qué fecha es mejor hacerlo, cuáles son los mejores empaques para cada producto y de qué manera empacar, y cuáles son las temperaturas de refrigeración correctas.

Para el caso de nuevos alimentos o mercados, prevé antes del envío de un primer contenedor, mandar productos en cámaras de refrigeración para hacer pruebas de tiempos, de absorción de ethyleno y de luz –qué les pasa si se exponen a ésta–, con el fin de asegurar que el producto llegará con la mejor calidad. Todo esto ayudará a que las pequeños y medianos productores mexicanos también puedan venderle directamente, sin intermediarios, a empresas en Europa y Japón que practican el comercio justo.

Gracias a su experiencia de una década en el suministro internacional de alimentos agrícolas Ricardo Hernández Bezares ha logrado con otras plataformas operativas como Toll Global Forwarding, compañía multinacional australiana, llegar a exportar en seis meses de 2013, 900 toneladas de producto por avión y 600 contenedores vía marítima, todo bajo un esquema de comercio justo.

Fuente: Universidad Iberoamericana

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción