Canacintra exige políticas en favor de Mipymes

Foto EE: Archivo

Cocoyoc, Mor. Alrededor de 20% de la industria nacional enfrenta dificultades “severas” para sobrevivir, derivado de la falta de liquidez, el impacto de la política fiscal y el incremento de la informalidad, denunció Rodrigo Alpízar Vallejo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), por lo que urgió al gobierno a realinear políticas públicas que permitan respirar a las micro, pequeñas y medianas empresas.

“La industria de este país pasa por una situación muy crítica, por un proceso de supervivencia. No hablamos sólo de nulo crecimiento sino de mantener los costos lo más apretado posible, de empezar a sacrificar la utilidad en aras de poder mantener la viabilidad de la empresa, sólo sacando los costos de operación y los salarios”, lamentó el líder industrial en el marco del Consejo Directivo Nacional de Canacintra en este recinto.

Las políticas públicas que han sido anunciadas por las autoridades federales van enfocadas a los grandes sectores, “aquellos que tienen un boom, como el automotriz y aeroespacial, pero no hay nada para las mipymes”, reprobó.

En este sentido, Alpízar Vallejo sostuvo que dos de cada 10 micro, pequeñas y medianas empresas de la industria han caído en cartera vencida, pues enfrentan retrasos en el pago de sus obligaciones como es la seguridad social y los impuestos; sin embargo, “esto no ha sido por falta de voluntad sino por el rezago”.

En entrevista, el presidente de la Canacintra dijo que el aumento de impuestos en los sectores como botanas, dulces y refrescos, además de los gravámenes verdes han representado un “duro golpe” para la industria al registrar una producción inferior respecto al año pasado, recorte de personal y se han enfrentado al incremento de la informalidad.

La industria arrastra el rezago desde la crisis del 2008 y no se ha podido levantar, proceso que obedece a la falta de condiciones de financiamiento, al rezago del sector productivo en la reinversión de maquinaria de alta tecnología y que no existen líneas de garantía blandas de largo plazo que permitan mejorar la productividad.

Empresas de la construcción, química, metal mecánica, bienes de capital, automotriz, automatización, logística, madera, textil y confección, calzado, han sufrido al no tener inversiones o márgenes.

Rodrigo Alpízar mencionó que el sector mueblero presenta una contracción de 9%, siendo uno de los más afectados.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Lilia González / El Economista