Cada vez más fraudes en tarjetas

Las pérdidas por fraudes en tarjetas de crédito alrededor del mundo pasaron de 500 millones de dólares a 3,600 millones de dólares en el último año.

Lo anterior, debido a que los sistemas de seguridad para el resguardo de información no son muy sofisticados aún, según comentó Jarrete Benavidez, director para América Latina y el Caribe de la compañía de tecnología de información Trustwave.

Por su parte, Douglas Casas, Regional Manager para México de la firma de tecnología RSA, comentó en conferencia de prensa, que el incremento en el número de fraudes se da más frecuentemente hoy en día dado el aumento de las compras en línea.

Respecto el caso particular de México, dijo: "hay un número creciente de personas que adquieren artículos varios en Internet pero aún persiste la desconfianza de que las compras on line sean seguras".

Ambos especialistas coinciden en la falta de que las organizaciones financieras pongan en práctica nuevas medidas de protección de datos.

De acuerdo con un estudio realizado en América Latina a 164 empresas del ramo financiero, menos de la mitad de éstas cuentan con tecnologías básicas de seguridad para la protección de información crediticia delicada.

Según el sondeo, 46% de las empresas cifran los datos almacenados sobre las tarjetas, mientras que 49% de ellas no lo hace y 5% de las firmas encuestadas no respondió.

Cuando se les preguntó a las compañías si dan seguimiento o monitorean el acceso a los sistemas dentro del ambiente de los tarjetahabientes, se encontró que casi la mitad de ellas tienen escaso conocimiento acerca de quién tiene acceso a esta información.

En cuanto a la aplicación de sistemas de identificación, sólo 43% de las empresas encuestadas aplica mecanismos de este tipo y 52% de ellas corre el riesgo de no brindar tecnologías de verificación de identidad.

Pero como los fraudes no siempre se cometen por extraños sino por robo de información al interior de la propia compañía financiera, los especialistas recomiendan que no se revele a un amplio número de trabajadores las contraseñas para acceder al sistema que contiene la información de los clientes.

La encuesta reveló que 60% de las empresas sigue buenas prácticas, al permitir el acceso a la información crediticia a sólo entre una y diez personas en total. Otro 20% dijo que sus empresas permiten el acceso a entre 10 y 100 miembros.

[email protected]

CRÉDITO: 
Lourdes Contreras Rubio