Buenas expectativas sobre Bruno Ferrari

Gerardo Ruiz, ex titular de Economía, y Bruno Ferrari./ elempresario.mx

Bien recibido por el sector empresarial resultó el nombramiento de Bruno Ferrari García de Alba al frente de la Secretaría de Economía. Si bien es ampliamente reconocido que su labor en ProMéxico fue mucho menos que perfecta, debido sobre todo a la carencia de recursos que afectó a dicha agencia durante casi toda su gestión, también es cierto que existe un gran reconocimiento al dinamismo y entrega que el ahora Secretario mostró siempre durante sus días al frente del organismo promotor.

Ferrari es considerado como un promotor nato y alguien que sabe escuchar y comprender la problemática del sector privado. Su muy bien articulado discurso es algo que se le reconoce también abiertamente. Mente clara y decisiones firmes son características que seguramente lo llevarán a realizar un buen trabajo al frente de la Secretaría de Economía.

Buenas reacciones

Ya desde el primer momento ha cosechado buenas reacciones al afirmar que no intentará descubrir el hilo negro, sino que dará continuidad y consolidará las políticas desarrolladas en los últimos años, y muy particularmente, aquellas que se refieren a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Los apoyos que ha ofrecido a la industria automotriz y aeroespacial, pero también a la agroalimentaria, textil, del calzado y la minería, entre otras.

Por supuesto, habrá que esperar para ver su posición en algunos temas delicados, como la suscripción de nuevos Acuerdos de Libre Comercio, donde se espera que antes de decidir sobre el camino que finalmente seguirá, realice un cuidadoso análisis en el que escuche con atención las objeciones que el sector privado ha manifestado en contra de dicha estrategia.

Identificar necesidades

El caso es que existe mucha confianza en que el Secretario Bruno Ferrari continuará siendo un excelente interlocutor que sabrá identificar y atender las necesidades más apremiantes de los empresarios del país y continuará trabajando en la agenda de competitividad y desregulación impulsada por el presidente Felipe Calderón y el sector empresarial nacional.

Por otro lado, se espera también que el nuevo Secretario ponga en el lugar que merecen a las empresas exportadoras nacionales y que impulse una estrategia de fortalecimiento, la cual estuvo ausente en la gestión de su antecesor.

En general, son muchas más las voces que se expresan con optimismo por la llegada de Bruno Ferrari a Economía, que las que manifiestan lo contrario. Esto es así porque siempre se preferirá a un promotor que a un regulador. Un promotor buscará siempre abrir nuevas oportunidades, mientras que un regulador encontrará siempre la manera de cerrarlas. Ojalá que Bruno Ferrari se mantenga fiel a sus orígenes y evite sucumbir a la tentación de la sobrerregulación. Es nuestro sincero deseo que Ferrari siga los pasos de ese excelente Secretario de Economía que fue Sergio García de Alba Zepeda. Al menos, el apellido es parecido. Ojalá que dentro de algunos meses podamos todos congratularnos de haber acertado en los pronósticos y de contar con un magnífico Secretario de Economía.

[email protected]

CRÉDITO: 
Alejandro González