Brasil, un mercado para expertos

Foto: AP

Contar con casi 210 millones de potenciales consumidores convierte a Brasil en uno de los países preferidos para exportar. Las empresas mexicanas, ávidas de cruzar fronteras, están eligiendo a la economía más grande de América Latina para comercializar sus productos: al día de hoy más de 100 compañías nacionales ya conquistan a los brasileños, aunque la mayoría son grandes y medianas.

Tenemos pocas empresas pequeñas debido a la complejidad del mercado brasileño. Las compañías tienen que entrar con conocimiento y preparación previos, porque entender el país no es fácil”, menciona Evelyne Rodríguez Ortega, Consejera de ProMéxico para América Latina.

En una charla privada, la funcionaria dijo que por ahora Brasil es el destino comercial ideal para aquellas compañías que ya tienen experiencia en exportación e internacionalización: “No sugerimos que sea el primer mercado de una empresa para comercializar”, ya que ni siquiera es un país fácil para los más experimentados.

A los empresarios de Brasil no les gusta perder el tiempo, prefieren hacer negocios con aquellos que conocen del tema que empezar de cero. Sin embargo, para los aventureros que desean conquistar tierras brasileñas, la experta recomienda apostar por nichos específicos y buscar socios locales que faciliten la entrada al país. Hay que recordar que “a ellos les gusta el contacto personal, conocer al otro y tener un intercambio cultural antes de cerrar o ampliar un trato”, refiere Rodríguez Ortega.

undefined

Respecto a los sectores con mayor oportunidad de exportación, la Consejera de ProMéxico asevera que las industrias aeronáutica y automotriz son las más cotizadas. Los brasileños muestran un interés especial en proveedores de servicios de ingeniería, así como de software y estructuras interiores. Además de aleaciones y tubería automotriz.

En cuanto al sector agrícola, los productores de garbanzo, ajo, uva, ajonjolí, frambuesa, chía, frijol y espárrago, deben considerar a Brasil como un mercado objetivo. Lo mismo sucede con los aparatos e instrumentos de medicina, como los artículos elaborados con falso tejido, desechables de uso médico, catéteres, sondas, jeringas y todo lo relacionado con lo quirúrgico/odontológico.

2017, el año del auge

En 2015, Brasil entró en una recesión que debilitó su economía y, según datos del Banco Central brasileño, podría permanecer hasta 2017. El Producto Interno Bruto (PIB) del país sudamericano se contrajo un 4.49% en el último año y se espera una caída de 3.5% en 2016.

Esta situación, favoreció la reducción drástica en la importación de autopartes, sector que representa 40% de las exportaciones que México realiza a Brasil. No es de asombrarse que entre 2014 y 2015 el intercambio comercial entre ambas naciones sufriera una caída de casi 8.5%, al pasar de 9,200 millones a 8,400 millones de dólares.

Empero, las expectativas de crecimiento para 2017 son altas, debido a “los ajustes que está realizando Michel Temer (presidente interino) respecto a temas fiscales y al comercio exterior (…) Hay motivos para que otras economías vean la recesión como algo temporal”, indica la Consejera de ProMéxico para América Latina.

Evelyne Rodríguez augura un buen futuro comercial entre México y Brasil, de hecho se atreve a decir que las oportunidades son amplias debido a que las empresas nacionales están acostumbradas a competir al tú por tú con los grandes del mundo, desarrollando ventajas competitivas en la forma de hacer negocios que se convierten en valores agregados a la hora de entrar a tierras brasileñas.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario