Compensar a los empleados, clave de productividad

Foto: Archivo/Eleconomista.mx

Nueve de cada 10 mexicanos esperan reconocimiento por desempeño

El cierre de 2012 está a la vuelta de la esquina, momento que algunas empresas aprovechan para compensar a su fuerza laboral por los objetivos alcanzados, una estrategia encaminada a motivar a todos y cada uno de sus empleados —quienes no esconden sus expectativas al respecto— de cara a un nuevo ciclo de trabajo en 2013.

En este sentido, la encuesta Workmonitor realizada en más de 30 países del mundo por Randstad Holding, revela que 76% de los trabajadores censados considera que debe recibir una recompensa financiera o bonificación única como resultado de sus logros en el 2012, aunque la realidad es muy diferente, toda vez que tan sólo 53% recibirá esta compensación.

De acuerdo a la evaluación de este trabajo estadístico, el margen de diferencia entre el deseo de bonificación por desempeño y la recepción de la misma no representa una tendencia universal, puesto que existen variaciones según la región. En naciones como Hungría la brecha entre ambos aspectos asciende a 34% (85% esperanza y 51% remuneración efectiva), mientras que en lugares como Hong Kong la distancia es de apenas 6 puntos porcentuales (95% recibirán compensación y 89% la esperan).

Para México, la relación de variables está mucho más que balanceada, ya que 90% de los encuestados se dice merecedor de una bonificación y 80% la tendrá entre sus manos.

Ahora bien, el fin de año no sólo presenta una gran oportunidad de premiar a los empleados, sino que las fechas constituyen el pretexto ideal para implementar diversas iniciativas que impactan directamente en el sentir y motivación de los trabajadores, promoviendo su compromiso con la empresa.

Entre esas prácticas se encuentran los regalos de navidad, que pese a no ser tan comunes en todos los sitios, 52% de los muestreados en los más de 30 países que incluye la encuesta, espera recibir un regalo este año.

En los estados que viven un clima económico difícil, esta esperanza se ha reducido desde el 2010, claro ejemplo es Grecia cuya expectativa en ese año alcanzaba 76% y para 2012 bajó a 35 por ciento. Del otro lado de la moneda tenemos a países como Noruega, donde la expectativa se ha incrementado de un 49% en el 2010 a 58% para este 2012.

En México se refleja un sentir positivo, mientras que en el 2010 tan sólo un 50% esperaba recibir un regalo navideño, este año 87% anhela dicho obsequio.

[email protected]
DCC

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción