Blockchain avanza sin regulación

Foto: Cortesía

Frente a una audiencia de estimación dudosa –la gente entra y sale para hacerse de una taza de café y el networking- pero que ronda entre unas 100 personas, Matías Bari, de SatoshiTango, Lucia Cirio, de BitPagos y Rodolfo Andragnes, de Amiko, explican lo que sus empresas han logrado hacer con el Bitcoin y el blockchain, la plataforma que lo hace posible.

Todos argentinos, como buena parte de los expertos conferencistas que acudieron a la Bitconf México, organizada por la Escuela Bancaria Comercial (EBC) y lo que hace suponer qué país lleva la batuta sobre el tema en América Latina: envío de dinero, transferencias, pago de facturas; 4,000 transacciones de 1,400 usuarios autentificados para un monto de 1.7 millones de dólares en 2014. Y eso sólo de SatoshiTango.

La criptodivisa avanza por la región: The Economist registra que Factom, una startup estadounidense trabaja con el gobierno de Honduras al que le ofrecerá un prototipo de un registro de la propiedad basado en blockchain, algo que también atrae la atención de Grecia, donde sólo 7% del territorio está asignado adecuadamente, señala el diario.

Todo esto es parte del Fintech, el emprendimiento basado en finanzas y tecnología, y que tienen sus principales exponentes en Inglaterra y Singapur. En el primero, el reto de los aspirantes a empresarios es construir una base sólida de clientes y la internacionalización de sus proyectos; los de Singapur buscan como aprovechar sus recursos a través de la criptodivisa, un tema que preocupa a los reguladores de ambos países, indica el blog financiero bobsguide.

“Hace tiempo que se habla del bitcoin, pero aún está en etapa experimental”, expone Pablo Prieto, director de Catapulta, de la EBC. Esta institución busca ser un espacio “neutro” para la discusión del blockchain e impulsar el Fintech, ya que en México, apenas 10 o 15% de los emprendimientos generan soluciones financiaras basadas en tecnológica, estima Prieto.

En México, vamos por buen camino, pero no estamos al nivel que deberíamos estar. Singapur es la punta de lanza en este sector, ahí el gobierno dio libertad completa a los emprendedores, les dijo ‘sabemos que no está regulado, que todavía no lo entendemos, pero no los quiero frenar’ y les dio una bolsa de 200 millones de dólares para impulsar el Fintech”.


De hecho, la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS por sus siglas en inglés) ha invertido 225 millones de dólares en Fintech. Una de las líneas que investiga es la tecnología biométrica para la autentificación de pagos.

Pablo Prieto ve natural que la EBC lidere el tema de Fintech en México. En febrero del próximo año, la EBC abrirá su Maestría en Finanzas, la cual analizará los cambios disruptivos que están por sacudir al sector. Luis Gerardo García Vázquez encabeza este proyecto que se ha incubado a la largo de tres años.

El dinero se está convirtiendo en mera información, señala. “Peter Ducker lo había dicho, vamos a la desaparición del dinero como tal, la tendencia es la desaparición de los bancos físicamente”.

Emprendedor con una curiosa colección de fracasos, García Vázquez observa que los bancos están aprendiendo la lección, porque ven como las startups están impactando de manera “brutal” el sistema. “Saben que tendrán que ser muy listos para ‘cachar’ las nuevas tecnologías.

La EBC organizó durante el 2015 organizaron 32 eventos al que acudieron unas 3,000 personas. En ellos se vio el potencial el potencial del Fintech: “Si mandas 3,000 dólares para hacer un pago a un proveedor en Asia, pasa por varios intermediarios y el costo es altísimo, hasta de 7%; el Bitcoin baja a una considerablemente ese porcentaje y tienes el pago de inmediato, en cuestión de segundo”.

Las remesas son otra área de oportunidad. Como es de suponer, se trata de los negocios de los bancos. “Ellos le tienen miedo a los emprendedores, a que llegue el ‘Uber’ financiero que transforme el sector” expone Prieto, lo que explica que algunas instituciones bancarias se estén “poniendo las pilas”.

Hace unos días, BBVA Bancomer abrió su centro de innovación y Gentera, indica Pablo Pietro, ya cuenta con el suyo. “Hay apertura para la innovación y nosotros –la EBC- queremos ser un espacio neutro para el diálogo” entre instituciones, autoridades y reguladores”. Después de todo, así comenzó la revolución digital.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario