Banca escribe su carta a los Reyes Magos

Eduardo Huerta, El Economista

La banca ya escribió su carta a Santa Claus y los Reyes Magos. Las instituciones financieras quieren que los más de 14 millones de trabajadores que reciben su aguinaldo y cajas de ahorro los gasten o los ahorren con ellos.

De acuerdo con el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo, antes del 20 de diciembre cerca de 14 millones de asalariados deberán recibir por lo menos 15 días como prestación de sus patrones. La mayoría de las instituciones financieras lanzó campañas en las que regalan dinero, autos y premios al instante a sus clientes.

Los bancos tienen colocados 64 millones de tarjetas de débito y casi 13 millones de plásticos de crédito; además ven que el uso de sus tarjetas se incrementa alrededor de 15% en la época de fiestas e incluso los últimos dos meses del año representan casi 25% de todo el consumo que realizan sus clientes al año.

Fernando López, director de Captación y Nómina de HSBC, explicó que tienen promociones para que los clientes que abran una cuenta de ahorro puedan obtener refractarios, reproductores DVD y juguetes.

Los atraen

Enrique Benhumea, director de Alianzas Comerciales de Bancomer, destacó que los clientes que usen su tarjeta de débito o crédito podrán entrar a la rifa de un auto Ford Focus.

Alejandro Gómez Urquiza, director de Tarjetas Bancarias de Banamex, comentó que los clientes podrán ganar el doble de sus consumos semanales, mensuales y de los tres últimos meses del año, utilizando sus plásticos bancarios.

Los ejecutivos destacaron que no buscan que sus clientes se sobreendeuden, sino que realicen sus compras con sus productos.

Gerardo Aparicio, profesor de la Universidad Panamericana, manifestó que la última parte del año se presenta una “lucha encarnizada” entre las instituciones financieras.

“Veo un trabajo importante de la banca. Ahora buscan verse favorecidos por el consumo de sus clientes en las promociones de meses sin intereses”, añadió el experto.

[email protected]

CRÉDITO: 
Eduardo Huerta, El Economista