Haz que tu equipo se desconecte del trabajo

Foto: Especial

Comunícate con tus empleados y evita la aparición de síndromes laborales

El trabajo es uno de los aspectos más relevantes en la vida de las personas, pues a través de él obtienen recursos para subsistir e incluso, logran encaminar sus convicciones profesionales; no obstante, buena parte del personal que integra a las empresas pierde el control de sus actividades hasta convertirse en una esponja de presiones, capaz de absorber tiempo, ánimo y energía.

Aquéllos que no distinguen entre empleo y mundo personal, permiten que sus labores acaparen toda su atención, al grado de desarrollar un síndrome llamado “burnout” o “del trabajador quemado”.

Esta enfermedad ocasiona que los individuos no asignen un tiempo específico a la ejecución de los deberes asociados al trabajo, lo cual produce afectaciones en su salud mental y física, y con ello, limitan su capacidad para aportar un valor agregado a la empresa donde se desempeñan; este escenario pone en riesgo no sólo el empleo, sino la calidad de vida, la integridad personal y los intereses familiares.

Por ello, a pesar de que las exigencias empresariales son más altas, resulta sano que los colaboradores y las organizaciones aprendan a manejar las tareas laborales para que no se conviertan en una carga imposible de controlar.

Por tal motivo, la firma Adecco comparte algunas sugerencias para que ayudes a tu equipo a desconectarse del trabajo:

  • Pon un límite al rendimiento de tus empleados: a través de una buena comunicación podrás determinar el rendimiento que necesitas de tus colaboradores para llegar a los objetivos corporativos, sin que se agoten innecesariamente.
  • Aprovecha al 100% las jornadas de trabajo: vale la pena que realices una evaluación para definir la relación entre horas de trabajo-productividad. Recuerda que son los resultados los que hacen a una empresa efectiva.
  • Ofrece equilibrio de vida: si tus colaboradores encuentran las condiciones para equilibrar sus intereses personales con los laborales, es muy probable que se muestren agradecidos con tu organización. Esto, a la larga, se traduce en personas altamente comprometidas con los objetivos organizacionales.
  • Organiza las actividades: recuerda que el orden en la asignación de tareas y fechas de entrega facilita los procesos laborales.
  • Piensa en metas alcanzables: ten en mente que los objetivos ambiciosos pueden retar al capital humano y provocar que se dedique con más empeño a sus labores.
  • Un descanso para todos, tema imprescindible en cualquier corporación: fomenta que tus colaboradores tomen vacaciones en tiempo y forma, ya que si no lo hace, probablemente se trate de un adicto al trabajo o “workaholic”, y es importante que pida ayuda profesional para superarlo.
  • Abre un espacio a proyectos personales: esta estrategia conserva al talento dentro de la organización. Los colaboradores que encuentran espacio para realizar proyectos personales serán personas más plenas y, por lo tanto, mejores elementos para la compañía.

Por último, permitir que tus empleados se desliguen sanamente de sus actividades laborales, no significa que fomentes disminución de productividad, sólo se trata de un tema disciplinario que garantizará el óptimo aprovechamiento de las jornadas de trabajo.

[email protected]

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción