Aumenta preferencia por consumir productos nacionales

El consumo privado de bienes importados cayó en mayo del 2018 Foto: Especial

El consumo de artículos importados ha registrado una caída significativa durante mayo de 2018 en comparación con el mes abril, teniendo una variación negativa de 0.9%, debido a que los mexicanos están optando por artículos elaborados en el país.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en lo que va del 2018, el consumo de bienes importados ha caído en promedio 0.6%, registrando la contracción más pronunciada en el cuarto mes del año y el único crecimiento se presentó en marzo (4.3 por ciento).

Las familias al interior del país redujeron su consumo de bienes extranjeros, especialmente de bienes duraderos como automóviles, vivienda, artículos para el hogar, electrónicos, entre otros.

De todos los componentes del consumo privado, el de bienes provenientes del exterior es el único que registró cifras negativas. En general, la compra de mercancías nacionales e importadas creció 0.9% en mayo del 2018, en relación con abril del mismo año. En su comparación anual el consumo privado creció 2.6 por ciento.

Los incrementos del consumo realizado por los hogares al interior del país son de suma importancia para el dinamismo económico de México, debido a que éste es el componente más importante del PIB por el lado de la demanda.

En abril del 2018 el consumo de bienes de origen nacional cayó 2.5% respecto de marzo y para mayo se alcanzó un crecimiento de 1.4%, lo que refleja que los hogares destinaron una mayor parte de sus ingresos a la adquisición de mercancías mexicanas.

De acuerdo con información obtenida a partir del Indicador Mensual de Consumo Privado en el Mercado Interior, los bienes duraderos de origen nacional son los que presentaron el mayor crecimiento. Por otro lado, el consumo de servicios nacionales creció 0.5% en mayo de este año, manteniéndose en el mismo nivel que se presentó el mes anterior.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ana Karen García / El Economista