Aumenta fraude por clonación de tarjetas

Archivo/Eleconomista.mx

Clientes e instituciones pierden hasta 700 mdp al año

La clonación de tarjetas bancarias ha mostrado ser un problema relevante en México a lo largo de los últimos años: tan sólo en el pasado, dicho ilícito tuvo un crecimiento de 30 por ciento. En tanto, las pérdidas asociadas ascendieron a 700 millones de pesos, según la Asociación de Bancos de México, aunque estimaciones de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros indican que éstas podrían haber sido de hasta 1,000 millones de pesos.

Un análisis del Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados indica que a medida que han aumentado los contratos de tarjetas de crédito han aumentado los casos de ilícitos relacionados con la clonación de tarjetas bancarias.

El razonamiento detrás de esta afirmación es que mientras se incrementa cada día la circulación del “dinero plástico”, los bancos carecen de controles suficientes para evitar fraudes, clonación y robo, tal como lo reconoce la Comisión Nacional para la Protección de Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Tan sólo del 2006 al 2010, los cargos indebidos por consumo y/o disposiciones no efectuadas presentados ante la Condusef se dispararon de 634 a 15,284 acciones de atención.

De acuerdo con el organismo, 57% de dichos cargos se debe al robo o extravío de tarjetas; 7% a fraudes vía Internet y 36% a la clonación de tarjetas bancarias.

La clonación es un delito financiero que ha ido al alza, sobre todo a medida que se eleva el otorgamiento de tarjetas de crédito, que ha crecido a una tasa anual de poco más de 15% en los últimos ocho años. Así, tan sólo en el 2009 en México fueron documentados 720 casos de tarjetas de crédito clonadas. De éstos, 231 correspondieron a tarjetas de Bancomer, 213 de Banamex, 70 de HSBC, 54 de Santander y 31 de Banco Azteca, según datos de la Condusef.

Bares y restaurantes, los preferidos

En México, la mayoría de los reportes de clonación de tarjetas proviene de bares y restaurantes, con 55%; tiendas comerciales o departamentales, 25%; y hoteles y centros turísticos, con 20 por ciento.

Lo anterior se debe a que se ha incrementado el fenómeno de fraude en establecimientos como bares y restaurantes, donde meseros o encargados logran grabar la información mediante un escaneo rápido de los códigos de las tarjeta o se percatan del NIP que tecleó el cliente y consuman la estafa realizando compras con cargo al dueño de la tarjeta o línea de crédito.

Según datos de la Asociación de Bancos de México, los clientes e instituciones crediticias pierden hasta 700 mdp al año debido a la clonación de tarjetas. Para el 2011, estimaciones de la Condusef indican que las pérdidas podrían llegar hasta los 1,000 mdp. Sin embargo, existe incertidumbre sobre la evolución de este delito, ya que no existen estadísticas oficiales consistentes sobre el problema.

Dada la grave problemática que representa la clonación de tarjetas bancarias en México, puede apreciarse la necesidad de desplegar un esfuerzo institucional de mayor alcance para poder estimar la dimensión y tendencias con las que actualmente se comporta este tipo de delito financiero, afirma el CESOP a través de su estudio, en el cual también indica que es necesario establecer una legislación versátil ante los adelantos tecnológicos que utiliza la delincuencia, sobre todo con la proliferación de los medios de pago electrónicos.

Resolución de quejas favorece mayormente a usuarios.

  • En el 2011, por cada 100,000 usuarios de tarjeta de crédito 18 presentaron queja por cargos no reconocidos, el tiempo promedio de resolución de quejas por dichos cargos fue de 15 días hábiles, en tanto que el índice de resolución favorable al usuario fue de 63%, según datos proporcionados por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP).
  • En el 2008 la Cámara de Diputados aprobó diversos ordenamientos a fin de tipificar, clasificar y castigar la clonación de tarjetas de crédito, débito, servicios y otros instrumentos de pago de bienes y servicios, sancionando con prisión de tres a nueve años y de 30,000 a 300,000 días de multa, según el CESOP de la Cámara de Diputados.
  • En su conjunto, el crédito otorgado a través de tarjetas bancarias representa 9.8% del saldo de la cartera total de los bancos, 50.2% del saldo de crédito al consumo que otorgan y 1.6% del PIB.
  • Los habitantes de tres entidades federativas registran la posesión de más de la mitad (51%) de las tarjetas emitidas: el Distrito Federal (33%), Estado de México (11 %), y Jalisco (7%).
  • Seis veces más cuesta una tarjeta bancaria con chip (más segura) respecto de una con banda magnética, por lo que con un parque de 24 millones de plásticos, su sustitución será costosa
CRÉDITO: 
Edmundo Sánchez, El Economista