Aumenta la informalidad en México

Archivo/Eleconomista.mx

El nivel de economía subterránea es mayor a 50% en 27 entidades

Nueve de las 32 entidades federativas del país registraron un incremento en el número de personas que laboraron bajo la informalidad en el primer trimestre del año en comparación con el mismo periodo del 2012, según un análisis de aregional.

Se trata de Michoacán, Guerrero, Durango, Quintana Roo, Oaxaca, Guanajuato, Campeche, Morelos y Colima.

De acuerdo con datos de la consultoría, que basa su estudio en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en Michoacán, 73.1% de la Población Económicamente Activa (PEA) trabajó en ese sector a marzo del 2013, cuando en igual periodo de un año antes, sólo 71.2 por ciento.

En Guerrero la cifra aumentó de 74.2 a 75.4%; en Durango, de 59.1 a 60.3%; en Quintana Roo, de 55.8 a 56.7%; en Oaxaca, de 74.1 a 74.9%; en Guanajuato, de 69.8 a 70.6%; en Campeche, de 62 a 62.8%; en Morelos, de 67.3 a 68%, y en Colima, de 61.1 a 61.8 por ciento.

La ocupación en actividades informales es una importante válvula de escape ante la falta de oportunidades dentro de unidades económicas formales, así como resultado del incumplimiento del marco legal en materia tributaria y en torno de la provisión efectiva de derechos laborales a los trabajadores”, refiere el documento.

En un estudio económico, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) afirmó que la informalidad tiene implicaciones importantes para la productividad, el crecimiento económico y la desigualdad de ingresos.

En los últimos años, la dimensión del empleo informal ha aumentado en cerca de dos tercios de los estados de México. (El fenómeno), medido utilizando la participación en el sistema federal de seguridad social (IMSS), varía entre 80% en uno de los estados más pobres de México y 45% en uno de los más ricos. Las diferencias relevantes pueden ser útiles para explicar las divergencias en los resultados de crecimiento económico”, comentó.

En contraste, en Chihuahua se registró la mayor baja, al pasar de 44.9 a 39.8 por ciento. Le siguieron Sonora (de 53.4 a 48.6%) y Nuevo León (de 49.9 a 46.8 por ciento).

Guerrero, con el mayor nivel

La informalidad promedio fue de 61% de la PEA a marzo del 2013, lo que representó una baja marginal en comparación con el mismo periodo del 2012, cuando fue 62 por ciento. De las 32 entidades, 27 registraron un nivel superior a 50%, de las cuales en ocho es más de 70 por ciento: Guerrero, Oaxaca, Hidalgo, Tlaxcala, Michoacán, Puebla, Guanajuato y Chiapas.

“En general, se observa que el factor que más incide en la informalidad en las entidades federativas es la falta de acceso a servicios de salud. Por lo tanto, se lograría un gran avance en materia de desarrollo social y se disminuirían notablemente las tasas de ocupación informal si se logra establecer el sistema de seguridad social universal”, destaca el documento de aregional.

De acuerdo con el investigador de la UNAM Jesús Sánchez Arciniega, la informalidad representa cerca de 35% del PIB, es decir, alrededor de 5 billones de pesos.

“La verdadera crisis del mercado laboral no se refleja cabalmente en las tasas de desempleo abierto, que ronda en 5% de la PEA; es decir, 2.5 millones de personas. La mayor problemática es la baja calidad de los empleos y la vulnerabilidad a la cual se ve expuesta la población que ejerce su actividad informalmente”, comentó Flavia Rodríguez, directora de Finanzas de aregional.

La consultoría realiza su estudio con base en cuatro ejes: disponibilidad de contrato por escrito, remuneración, prestaciones básicas y acceso a la salud. La PEA que considera es aquella incluida en empresas y negocios (constituidos y no constituidos en sociedad), instituciones (públicas y privadas), sector informal (medición anterior del INEGI) e instituciones (públicas y privadas).

[email protected]

CRÉDITO: 
Fernando Franco, El Economista