Arranca tu negocio desde la universidad

Foto: Cortesía

Los ejemplos de emprendedores que iniciaron sus negocios aún antes de concluir la universidad abundan. Pero lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones, las casas de estudio ofrecen la asesoría, mentoría y conocimientos técnicos, administrativos y financieros de los que, por lo general, carecen los emprendedores para poner en marcha sus empresas.

“Las personas subestiman la importancia de la educación para comenzar un negocio. Si se quiere tener empresas que generen ganancias y empleos es necesario promover desde una edad temprana una cultura financiera, de innovación y de emprendimiento”, consideró Gabriela Bengochea Marín, líder del proyecto Sistema de Incubadoras InnovaUNAM.

Creado en 2009, la red de incubadoras está conformada por 10 instituciones, enfocadas a tres sectores: alto impacto, proyectos cuya base tiene un proceso de innovación, investigación y desarrollo de patentes; tecnología intermedia, iniciativas de base especializada con tecnología o productos ya existentes; y esquemas tradicionales.

Con este sistema, la UNAM fomenta en la comunidad universitaria el enfoque empresarial y evita que el talento no se quede en un salón o laboratorio, sino que detone en emprendimientos que beneficien a la sociedad, explicó Bengochea Marín.

“Nuestra responsabilidad es ofrecer alternativas de capacitación, mentoría, y crear un entorno y cultura de emprendimiento e innovación que permita mejorar las competencias con un enfoque global, mediante, eventos, pláticas, foros, donde los alumnos conozcan a nuestros emprendedores que han logrado tener éxito, para que se motiven a emprender”, agregó.

Aseguró que cada semana InnovaUNAM recibe 700 ideas de negocios, pero sólo 10 o 20% pasan a la incubación, cuyo proceso consta de cuatro etapas: laboratorio de Innovación, preincubación, incubación y postincubación.

“No se trata de incubar a miles, se trata que si se incuban 100 empresas, esas 100 sobrevivan”, comentó Gabriela Bengochea.

SUPERAN ETAPA DE MORTANDAD

InnovaUNAM cuenta con aliados como National Business IncubationAssociation (NBIA), RedEmprendía; Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); Banco Santander y Fondo para el Desarrollo Social (Fondeso) del DF.

En lo que va de este año, InnovaUNAM tiene incubados 116 proyectos: 60% tradicionales, 30% de tecnología intermedia y 10% alta tecnología. El 70% de los fondos para proyectos de alta tecnología e intermedia provienen de alianzas públicas y privadas, el emprendedor debe aportar 30% del presupuesto restante. En proyectos tradicionales, la aportación externa es de 50% y el estudiante invierte el otro 50 por ciento.

De los proyectos actualmente incubados, 16% son iniciativas de académicos, 24% de alumnos y 60% de egresados. Gabriela Bengochea aseguró que en 2012 el 80% de las empresas incubadas siguieron su ruta de crecimiento, superando la barrera de los dos años de operación fuera de InnovaUNAM.

“El seguimiento es constante, por lo menos cada cuatro meses se solicita información a la empresa y se mantiene comunicación para que estén presentes en rondas empresariales y eventos de emprendimiento; incluso se les invita a ser mentores para nuevos incubandos”, explicó.

De acuerdo cifras de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), de 1,000 personas que arrancan un negocio, la mitad cierra en su primer año de operación y sólo 10% sobrevive más de cinco años.

“La razón por lo que algunos proyectos no completan el proceso es porque se dan cuenta que se requiere más que las ganas de comenzar a emprender. Algunos continúan las etapas de preparación, otros deciden que el camino de formar empresas no es lo suyo o que necesitan primero trabajar y tener experiencias profesionales”, dijo.

Los recursos económicos para los proyectos se obtienen del Fondo Nacional Emprendedor, que gestiona el INADEM. “Nosotros trabajamos directamente los proyectos con los asesores”, explicó Francisco Martínez García coordinador del Programa Emprendedores de la Facultad Contaduría y Administración, una de las incubadoras que más proyectos apoya con un porcentaje de éxito de 90 a 95%, según cifras de Bengochea Marín.

“Ayudamos a encontrar el potencial emprendedor, el perfil que requiere el negocio para que en su momento tenga un diferenciador junto con un bueno modelo de negocios”, finalizó Martínez García.

pymes

[email protected]

CRÉDITO: 
Arturo Cardoso / El Empresario