Atrae más clientes con aromarketing

Foto: Especial

Incrementa hasta 60% tus ventas con este tipo de campañas olfativas

Hoy en día, las marcas buscan diversas formas de cautivar la atención de sus clientes y han saturado su vista y oído a través de diversas campañas de publicidad impresa, grandes espectaculares o comerciales en radio y televisión, dejando de lado a uno de los sentidos más importantes: el olfato, que de ser estimulado con los aromas correctos, ayudaría a incrementar más de 60% las ventas de un negocio.

De acuerdo con Pablo Mercado, director de la empresa de marketing Sensorik, el ser humano es capaz de recordar 1% de lo que toca, 2% de lo que escucha, 5% de lo que ve, 15% lo que prueba y 35% lo que huele; sin embargo actualmente 84% de las campañas de marketing son visuales, 12% auditivas y sólo 2% son olfativas

“Las personas sólo se acuerdan de 200 colores y son capaces de recordar hasta 10,000 fragancias, lo que hace del olfato el sentido con mayor memoria y el más poderoso, pues se usa todo el tiempo”, explico Mercado.

Y es que a través de los aromas percibidos las personas pueden tener emociones y sensaciones distintas, ya sean positivas o negativas dependiendo de la forma en que son percibidas por primera vez.

“Al percibir un aroma se envía al cerebro una señal, en caso de que se trate de un aroma agradable pero inofensivo, la señal se deja de percibir después de un tiempo, pero cuando se trata de un aroma estimulante o amenazante, el cerebro continúa percibiendo esas esencias hasta que se toma una decisión. Es así como se puede establecer una ruta de compras para los consumidores”, detalló Uri Fridman, presidente de grupo Biz, compañía propietaria de la agencia Aromarketing y Sensaciones Aromáticas.

Por esta razón han surgido empresas dedicadas a la creación de aromas para atraer la atención de los consumidores a determinados productos o servicios y lograr que un negocio sea reconocido sin la necesidad de tener un logotipo, surgiendo así el marketing olfativo o aromarketing.

Un poco de historia

La organización del parque Disney World fue la primera en darse cuenta de las sensaciones que se creaban a través de un aroma, pues en la búsqueda por hacer más reales las experiencias de sus juegos, contrataron a la empresa Scent Air para que sintetizara algunos aromas y los instalaran en sus juegos de manera controlada.

Su éxito fue tan grande, que la dirección del centro de diversiones decidió extender su estrategia a los andadores del parque, los cuales perfumaron con aromas de azúcar, manzanas acarameladas y palomitas para causar en sus visitantes un efecto festivo.

De esa forma, la estrategia que se desarrolló en Estados Unidos, ha sido llevada a Europa, España y otros países, entre los que se encuentra México, y se ha utilizado por empresas como Coca Cola, Pespsico, Procter & Gamble, Colgate Palmolive, Unilever, Johnson & Son´s y algunos hoteles como St.Regis, Melia, y Fiesta Americana, entre otras compañías.

Utiliza las esencias en el momento idóneo

El principal objetivo del aromarketing, acorde con Fridman, no es duplicar el olor de un producto, sino evocar en la mente de los consumidores el lugar o la situación en la que utilizaría un producto o servicio, generar un mayor tiempo de estadía en las tiendas, lograr una mejor percepción de la experiencia de compra o incrementar el volumen de ventas.

Actualmente entre los lugares que más utilizan estas estrategias se encuentran los casinos quienes han encontrado en el marketing olfativo una herramienta para incrementar hasta 50% sus ganancias y los hoteles, quienes perfuman no sólo el ambiente, sino que también la ropa de cama, toallas y otras amenidades como el jabón de manos, shampoos y cremas

Sin embargo, para lograr alguno de estos efectos, no basta con agregar una fragancia agradable al medio ambiente, es necesario desarrollar una estrategia para hacerlo en el momento y lugar idóneos que permitan a los clientes inclinar sus preferencias de compra a determinados productos, ya que más de 70% de las decisiones de compra se toman frente a un estante.

“Existen diversas formas para aromatizar un ambiente, que van desde el típico rociador manual, difusores que se programan para desprender aroma a determinadas horas del día o al detectar algún movimiento, sistemas que se esconden en los estantes o mostradores y otros más sofisticados que se conectan al aire acondicionado” detalló Pablo Mercado.

El empresario debe decidir también que tipo de sustancia es con la que desea que se desarrolle su odotipo o aroma característico de la marca, ya sea a través de esencias naturales o a través de moléculas sintetizadas. Ante tal decisión, Uri Fridman recomendó elegir los productos desarrollados con moléculas sintéticas y no con esencias naturales para evitar alergias entre los empleados y clientes de la tienda.

“Tampoco deben espantarse cuando al usar esta estrategia, algún empleado reporte mareos o dolores de cabeza, pues las personas suelen realizar respiraciones cortas y al estar en un ambiente con olor agradable realizan respiraciones largas que los hiperventilan y generan estos efectos”, explicó el representante de Aromarketing quien afirmó que dichos síntomas desaparecen después de los primeros días.

El futuro del Marketing olfativo

Actualmente el aromarketing es una estrategia que esta entrando en el mercado mexicano cuyos costos varían dependiendo del tipo de sistema de aromatización ambiental que se elija y la cantidad de metros cuadrados del negocio o espacio a ambientar y pueden ir desde 1,200 pesos mensuales en adelante.

Sin embargo, los expertos visualizan ya el futuro en el ramo al buscar la forma de llevar la experiencia más allá de un recinto, quieren lograr que un consumidor perciba el aroma de una marca a través de publicidades impresas. Además están incluyendo en las fragancias elementos antioxidantes, eliminadores de excesos de ozono y otros radicales libres y otros agentes antibacteriales.

“Los empresarios no deben tener miedo a utilizar este tipo de marketing y tampoco deben ver el aromatizante como un lujo, sino como un elemento de calidad para su imagen que les ayuda a incrementar sus ventas. Es momento de dejar atrás las campañas bidimensionales (vista y oído) para incluir a un sentido más en sus estrategias”, exhortó Pablo Mercado.

DAR CLIC SOBRE LA IMAGEN PARA VERLA EN MAYOR RESOLUCIÓN

fnaranjo@elempresario.mx

CRÉDITO: 
Fabiola Naranjo

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.