Apoyarán a pymes afectadas por huracán Carlotta

Archivo/Eleconomista.mx

Disponen de 170 millones de pesos para ayudar a 2,500 empresas.

El secretario de Economía, Bruno Ferrari, instó a los empresarios de Puerto Escondido, Oaxaca, afectados por el huracán Carlotta, a convertir los apoyos en oportunidad para reactivar sus negocios y continuar por la senda del crecimiento, al entregar 6.5 millones de pesos de un fondo de 170 millones de pesos, con los que se ayudará a micros, pequeñas y medianas empresas (pymes).

El titular de la dependencia explicó que de los recursos del fondo, 80 millones de pesos los entregarán en apoyos directos, pero también mediante microfinanciamientos a empresas con afectaciones menores. Otros 70 millones de pesos se destinarán a garantías, con los que se favorecerá a los empresarios que soliciten créditos mayores a los 150 mil pesos. En tanto que los restantes 20 millones de pesos los aportará el gobierno de Oaxaca.

Destacó que los fondos que se darán van a permitir atender a 2,500 pymes que presentan diversos daños en seis municipios de la zona costera.

En su intervención, en un encuentro con los beneficiarios del programa de la zona costera afectada por el huracán Carlotta, el secretario de Turismo y Desarrollo Económico de Oaxaca, José Zorrilla de San Martín, explicó que con tales recursos se conservarán tres mil empleos, de los cuales 56% corresponde a mujeres.

A los dueños de negocios afectados presentes en el acto, Bruno Ferrari los invitó a no permitir que los “desastres naturales destruyan su potencial productivo, talento y capacidad de trabajo”, por que, dijo, este tipo de empresas son fundamentales para la economía del país y para el bienestar de las familias mexicanas, pues las pymes constituyen el 99% de las unidades económicas, además de que generan 7 de cada diez empleos.

El funcionario en su recorrido por Puerto Escondido estuvo acompañado del gobernador del Estado de Oaxaca, Gabino Cué, y del subsecretario para la Pequeña Y mediana Empresa, de la Secretaría de Economía, Miguel Marón Manzur.

CRÉDITO: 
Equipo de redacción