Amaranto, cultivo con potencial de crecimiento

Foto: Archivo./ elempresario.mx

La incorporación del amaranto a los desayunos escolares, a los programas de combate a la desnutrición y a los insumos de compañías trasnacionales es una oportunidad de mercado importante, aunque un verdadero reconocimiento a su valor sería su inclusión en la canasta básica de los mexicanos, coinciden productores del grano.

Domingo Vázquez, microempresario del Distrito Federal, destacó las bondades de este producto, ya que tiene una resistencia natural de la planta a las plagas y que el grano puede durar hasta 30 años.

En este producto están involucradas más de 2,500 familias productoras en nueve estados de México.

“Los primeros problemas que enfrentamos los amaranteros tienen que ver con los costos y los gustos en el mercado.

Mientras el maíz tiene una gran importancia en la dieta de los mexicanos, el amaranto es apenas un cultivo que está regresando”, dijo Juan José Negrete Correa, director de Nuevos Negocios de la empresa San Miguel de Proyectos Agropecuarios.

Informó que los procesos de limpieza a los que es sometido el grano, según la norma vigente, elevan su precio hasta los 40 pesos por kilo, lo que lo convierte en un producto de nicho.

Limpieza

“El grano de amaranto viene contaminado con ferrica, porque las tierras donde se cosecha, en su mayoría, son de origen volcánico. Asimismo, tiene detritus de grillo y roedores de campo, por lo que la forma de limpiarlo es cara”, explicó.

Destacó que, de explotarse adecuadamente, la cadena productiva del amaranto traería beneficios a los productores, pues triplicaría o hasta quintuplicaría el valor real de las cosechas de frijol o maíz.

“Podríamos seguir el ejemplo de Brasil que exportó la soya al mundo o de países asiáticos que colocaron sus cultivos en un nicho de mercado”.

Un cultivo milenario

Para Jorge Vázquez, tesorero del Sistema Producto Amaranto en el DF, incorporar el grano a los programas de la Secretaría de Educación Pública y de Salud ayudaría a rescatar este cultivo milenario, pues sería un aliciente para que los campesinos regresen al campo.

“Con la inclusión del amaranto en los desayunos escolares y en la canasta básica, los campesino se incentivan para hacer obras de captación de agua, no vender su tierra, sembrar y detener la mancha urbana. Si se populariza este producto, quien es hoy solamente un productor buscará la forma de transformar y comercializar el grano”, comentó.

Datos destacados

  • 6,000 toneladas de amaranto se producen anualmente en el país.
  • Más de 2,500 familias son productoras de la semilla.
  • 2 toneladas de grano se cosechan por cada hectárea sembrada.
  • 20 pesos es el valor aproximado del kilo de la semilla de amaranto.
  • 25 pesos, el valor aproximado del grano de amaranto una vez que se ha reventado.
  • Hasta 40 pesos puede elevarse el precio luego de ser estabilizado y sanitizado.
  • 75 es el valor proteico del amaranto, sobre una base de 100 establecida por la FAO y la OMS.
  • Le sigue la leche vacuna con 72.
  • La soya con 68.
  • El trigo con 60.
  • El maíz con 44.

[email protected]

CRÉDITO: 
Ricardo Alonso, El Economista