El ABC del empeño

Foto: Cortesía

Conoce los mitos y realidades del préstamo económico

Estamos justo a la mitad del primer mes del año y tú podrías sufrir los estragos de no haber administrado bien tus recursos en diciembre. Sí, la cuesta de enero puede ser un calvario para cualquiera. Todos estamos expuestos.

La opción más común para salir de esos apuros es acudir a empeñar algún bien, pero ¿sabes qué es una casa de empeño?, ¿qué tipos de casa de empeño existen?, ¿cómo operan?, ¿qué es y cómo trabaja un valuador?, ¿cómo definen el préstamo que le harán?, ¿qué tasa de interés le cobran?, ¿qué es un refrendo?

Existen casas de empeño comerciales y instituciones de asistencia privada (IAP) que otorgan un préstamo a alguna persona con una garantía prendaria, es decir, a cambio de un bien.

Para la Asociación Nacional de Casas de Empeño (Anace), en México un alto porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) no tiene acceso a créditos bancarios, con lo que el crédito prendario se convierte en una opción más en el mercado financiero.

Las IAP son personas morales que se constituyan mediante la afectación de bienes de propiedad privada destinados a realizar actos de asistencia social.

Las privadas son una opción de préstamo rápido a un sector de la población que en muchas ocasiones no puede ser sujeto de crédito en el sistema financiero formal. Las prendas más comunes que se empeñan son joyas, anillos y relojes, aunque no se descartan electrodomésticos, videojuegos y carros.

Según la Procuraduría Federal del Consumidor, en México operan más de 6,500 casas de empeño entre instituciones de asistencia privada y particulares. Del total de casas de empeño que hay, solamente tres son de asistencia privada y el resto comerciales.

Las IAP destinan sus ganancias para obras de beneficencia pública; las comerciales, los dividendos son para la empresa misma.

Pasos para empeñar

  1. Acudir a una sucursal.
  2. Presentar identificación oficial.
  3. Presentar el bien objeto de empeño.
  4. La institución hace la valuación del bien.
  5. Se le informa al interesado cuánto se le va a prestar por el bien.
  6. Se firma el contrato.
  7. La institución le entrega el efectivo junto con la boleta de empeño al pignorante.
  8. El interesado recibe copia del contrato de la operación en el cual se detallan los costos, derechos y obligaciones de ambas partes.

(Fuente: Fundación Dondé)

¿Cómo y quién determina el precio del empeño?

La mayoría de las casas de empeño realiza el mismo proceso cuando el pignorante lleva sus prendas a empeñar, pero la preparación de los valuadores es totalmente diferente.

El proceso de valuación es semejante en todos los montepíos, por lo que se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Recepción de la prenda por el valuador experto, con la consigna de cuidar la pieza durante el avalúo.
  • Observación detallada de la pieza.
  • Calado, con el uso de una lima media caña se raspa un área de la prenda y se delimita la autenticidad.
  • Examen de emulsiones químicas: se aplica un químico para ver la consistencia del metal.
  • Limpieza y borrado de la zona examinada en la pieza.
  • Conteo de gramaje o peso.
  • Diagnóstico. Clasifica la pieza por características y reacciones.
  • Entrega un diagnóstico al cliente para que sepa el monto a financiar.

Se estima que en México existen aproximadamente 10,000 pseudovaluadores, quienes sólo raspan el metal y por medio de ácidos dicen si es oro o no.

Mitos y realidades del empeño

Al empeñar algún tipo de artículo la constante entre las personas es la confianza, quien nunca lo ha hecho, tiene pena y en otras ocasiones se cree que los pignorantes solamente son personas de bajos recursos.

Para conocer más sobre este aspecto, Fundación Dondé -casa de empeño- dio a conocer los mitos y las realidades del empeño para este 2012.

En primer lugar, se cree que solamente empeñan los pobres. La institución indicó que es falso, ya que quien tiene algún patrimonio en oro, no necesariamente es pobre.

Sólo empeñan los que no saben financiarse. La institución asegura que es una situación falsa, ya que el empeño es un préstamo rápido que te ayuda a aprovechar oportunidades de negocio, compra o emergencia.

Empeñar es muy caro. La institución asegura que es falso, debido a que el oro no se devalúa.

El patrimonio se pone en riesgo. Es algo falso porque las prendas quedan aseguradas.

Obtener un préstamo prendario es rápido. Esto es verdadero, ya que la respuesta en las casas de empeño es una situación completamente rápida.

Una de las situaciones más constantes es que la gente se siente mal, porque considera que está muy mal económicamente. Que no tiene dinero. Para Fundación Dondé es algo falso, porque todas las personas piden prestado alguna vez ante una situación económica difícil.

Para Fundación Dondé, al empeñar se ayuda a los demás si busca una institución de asistencia privada para solicitar tu préstamo, ya que al hacerlo en casas particulares sólo enriqueces al dueño de la misma.

CRÉDITO: 
Salomón Rodríguez, El Economista

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.