10 tips para proteger tu información personal

Foto: Shutterstock

El error más común de un usuario es creer que su información es de poca relevancia para los demás: ESET Latinoamérica

Según su definición, los datos personales tienen que ver con toda la información relativa a una persona y que la identifican como un individuo concreto. Hoy en día, es muy común compartir este tipo de información en la web, gracias al uso y popularidad que poseen las redes sociales.

Por lo que no es extraño observar que las personas publican sus datos personales en redes sociales y ponen a disposición esta información en distintos sitios de Internet. Por tal motivo el laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica desarrolló consejos prácticos para que los usuarios puedan protegerse:

  • Al momento de visitar sitios web donde se solicitan datos personales, es recomendable hacerlo en aquellos que sean de confianza y que dispongan del protocolo SSL. Es decir, que en la dirección que figura en el explorador comience con HTTPS. Esto permite que los datos viajen por un canal cifrado.
  • En redes sociales, se recomienda no aceptar gente desconocida. Hay que recordar que detrás de un perfil falso, puede haber una persona tratando de tomar control de nuestro equipo o robar información.
  • En las redes sociales, pueden acceder a los perfiles más personas de las que se cree. Una buena práctica consiste en tomarse algunos minutos para configurar la privacidad de la cuenta y así evitar que sea visible para cualquiera.
  • Evitar el ingreso a home banking y servicios de correo electrónico desde redes Wi-Fi abiertas, ya que se puede sufrir un ataque de phishing.
  • Encriptar el disco o dispositivo celular ya que el traslado en la vía pública de computadoras portátiles conlleva el riesgo de pérdida o robo de la misma. Con la información encriptada es más difícil que un tercero acceda a la información y a archivos dentro del disco rígido.
  • Al hacer comentarios públicos en redes sociales, siempre pensar antes de escribir. Si es algo que no diríamos frente a varias personas, no deberíamos escribirlo en Internet.
  • Recordar siempre cerrar las sesiones en Internet, ya sea de correo electrónico, redes sociales, mensajería, etc.
  • Después de usar un navegador, eliminar los archivos recientes (caché) de las imágenes y contenidos que fueron visitados.
  • Navegar y bajar contenidos únicamente de sitios de confianza.
  • Revisar detenidamente los contratos de licencia a la hora de instalar cualquier aplicación. Al aceptar estos contratos sin leerlos podemos estar accediendo a una política, en donde la empresa recolecta información que puede ser vendida o expuesta.

“Un error muy común en muchos usuarios es creer que no hay nada importante en su equipo, la realidad es que no es así, aunque uno considere su información de poca relevancia para los demás, juntando información un atacante puede adoptar el perfil psicológico de la víctima, hacerse pasar por esta y así cometer su acto delictivo,” explicó Raphael Labaca Castro, Coordinador de Awareness & Research de ESET Latinoamérica.

Fuente: ESET Latinoamérica

[email protected]

CRÉDITO: 
Equipo de Redacción